Las escuelas de familia

Difícilmente alguien puede decir que está preparado para ser padre o madre, la sociedad colombiana ha invertido ingentes recursos en educación, dirigida especialmente a sus maestros y a los estudiantes, pero en muchos casos el sistema educativo deja a un lado a uno de los pilares de la educación, los padres de familia, las instituciones educativas reducen su quehacer a concentrar sus acciones en los alumnos y docentes y pocas veces se dedica un tiempo y recursos importantes a conocer la realidad de los padres de familia ¿en dónde viven?, ¿dónde trabajan?, ¿de qué viven?, ¿cuáles son sus problemas y necesidades? y sobre todo ¿qué puede hacer la escuela y los colegios para aportar en ese importante papel social que desarrolla la familia en la formación de hombres y mujeres nuevos para que formen a la familia como núcleo esencial de la sociedad?

La familia es la mejor escuela de la sociedad, allí por asimilación y asociación los niños aprenden a respetar, a trabajar en equipo, a valorar a los demás, a saludar, a tener autoestima, a resolver de manera pacífica sus conflictos y sobre todo a relacionarse, en este importante ámbito de socialización y laboratorio social nuestros hijos aprende a valorarse conscientes de lo importante que es la familia para su desarrollo, solo familias solidas en valores harán viable una sociedad que pueda bajo la egida de los principios orientar su camino por la cultura ciudadana y el desarrollo humano y sostenible, propósito loable en un mundo que se mercantiliza y autodestruye a cada minuto.

Bajo el objetivo de dar inicio a las labores de la Escuela de Formación Rodrigo Lara Bonilla y con el liderazgo del profesor Aldemar Macías, director de la Escuela, el equipo de Psicorientadores de las instituciones educativas de Neiva, el comité de Convivencia Escolar, nos hemos dado a la tarea iniciar el proceso de consolidación de la Escuelas de Familia, pues consideramos importante hacerle entender a los padres de familia que “En la escuela no solamente se matricula el niño, se matricula también la familia”. Las escuelas de familia tendrán un enfoque espiritual desde el amor, el perdón y la reconciliación, el mensaje más poderoso que nos dejó Jesús hace 2.000 años.

La idea es que mediante una metáfora, entre familia y escuela haremos una buena siembra para que tengamos una buena cosecha. Unos niños, unos hijos que nunca nos van a abandonar, esto es no dejarán a un lado los principios que les hemos sembrado, porque van a crecer rodeados de amor, afecto y solidaridad. La idea es aportar en la procreación de una nueva humanidad.

Para este efecto, tendremos varios encuentros, acompañados de la mano de los directivos docentes, estudiantes, padres de familia, maestros, la Alcaldía de Neiva con todas sus secretarias, la Personería, la Defensoría del Pueblo, el ICBF,la Fiscalía, la Policía Nacional entre otras instituciones sociales y comunitarias.

El gran propósito es darles la oportunidad a los padres de familia de fortalecer sus conocimientos y habilidades para desarrollar su labor como líder en la familia, para que ellos se conviertan en ese ejemplo a seguir, para que desde su quehacer diario puedan influir positivamente en el comportamiento de sus hijos y de paso aportar a mejorar la estructura social dividida y fraccionada a diario.

En Neiva no se seguirán matriculando niños y niñas sino familias enteras para que ellas conscientes de su importante labor, no escatimen esfuerzos para ser los mejores y de paso generar un ambiente social propicio para el desarrollo intelectual y moral que tanto hace falta a nuestra actual generación.

Por: Alfredo Vargas Ortíz – alfredo.vargas@alcaldianeiva.gov.co
Twitter: @Alfredovargaso – Secretario de Educación

TSM Noticias
ADMINISTRATOR
PROFILE