La Profe Nidia, más habilitada y preparada que nunca

417 views
6 mins read

El próximo 2 de abril, la Universidad Surcolombiana convocará a consulta estamentaria para elegir nuevo, o nueva rectora, del principal centro de estudios de la región.

Según el estatuto electoral de la Usco, pueden participar los cerca de 967 docentes, alrededor de 13.000 estudiantes y una cifra cercana a 38.200 egresados, que sumados, alcanzan una comunidad educativa que bordea las 52.000 personas.

Algunos quieren enrarecer el panorama haciendo creer que la única candidata mujer de la terna escogida en febrero del presente año, para éstas elecciones, no puede participar en esta consulta, cosa más alejada de la realidad.

Si bien la ‘profe Nidia’, como es conocida en la Universidad Surcolombiana, fue elegida en septiembre de 2018 por una altísima votación de cerca de 3.000 estudiantes, 466 docentes de planta y catedráticos y 1.565 egresados correspondiente a un 62%, (ni sumados los otros dos candidatos y el voto en blanco la alcanzaban), el Consejo de Estado nutiló su elección en 2019.

Sin embargo, pese a que ya el Consejo Superior, un fallo del Tribunal Administrativo y el mismo fallo del Consejo de Estado indicaron que al haberse nulitado el proceso por causa de la inhabilidad del decano, el periodo de la rectora jurídicamente nunca existió, algunos contradictores están intentando desinformar mencionando que la candidata no puede aspirar a la rectoría. Lo que sí es cierto, es que para el Consejo de Estado, el Consejo Superior Universitario y el mismo Tribunal, la profe Nidia sí puede participar en esta contienda.

Así mismo, el proceso de nulidad que profirió el alto tribunal contra la profe Nidia está lleno de muchas dudas que giran en torno a una posible mala aplicación del artículo 126 de la Constitución Política, el cual, prohíbe nombrar o postular como servidores públicos, o celebrar contratos estatales, a quienes hubieren intervenido en su postulación o designación.

Es claro que la docente participó en 2017 durante la sesión del Consejo Académico en la que se designó a Fabio Salazar, que entonces era decano de la Facultad de Ciencias Sociales, como representante de este cuerpo colegiado de decanos ante el Consejo Superior Universitario.

Pero también es correcto decir que el señor Fabio ya poseía su condición de servidor público desde el 2016 cuando fuera designado como decano, e incluso, años antes, desde cuando empezó su labor docente de tiempo completo en la Universidad Surcolombiana.

Se supone entonces que Fabio Salazar no podía participar como consejero para escoger la terna de candidatos que para esa oportunidad, (2018), estuvo conformada por Nidia Guzmán, Miriam Lozano y Luis Alfonso Albarracín, toda vez que la profe Nidia había participado en su designación como Representante del Consejo Académico ante el Consejo Superior Universitario.

Es decir, la participación del decano vició el proceso de elección de esa terna, y curiosamente, para estas elecciones de 2020, el señor Salazar ya no acompaña a la candidata más opcionada a regir los destinos para los próximos 4 años de la Usco, la profe Nidia Guzmán.

En otras palabras, la inhabilidad del docente y ex decano Fabio Salazar, fue la que según el Consejo de Estado, generó la nulidad de la elección que había ganado con gran legitimidad la profe Nidia en 2018.

Sin embargo, es claro para muchos, que este fallo, extendió desproporcionadamente el espíritu de la prohibición del inciso 2 del artículo 126 de la CP, ya que el entonces Decano Fabio no ocupó ningún nuevo nombramiento público con su designación como representante del Consejo Académico ante el Consejo Superior, toda vez que ya era servidor público, y sólo fue designado para que ejerciera otras funciones como delegado de un cuerpo colegiado ante otro administrativo, dentro del normal funcionamiento de la universidad.

No es que su designación como representante del Consejo Académico ante el Consejo Superior le significara un nombramiento como servidor público como tal, porque ya ostentaba tal condición en su momento.

Su designación, en la que participó la profe Nidia, hace parte de una función estatutaria que rige la normalidad universitaria sin la cual no sería posible entonces ninguna elección en la que participe en su momento cualquier decano, porque todos y todas estarían viciadas en vista a que la mayoría ya son servidores públicos hace rato.

De este modo, queda claro, que la profe Nidia Guzmán Durán, está más habilitada que nunca. Y sobre todo, por sus 39 años de entrega de toda una vida a la Universidad Surcolombiana, que la ubican como la más preparada para devolverle a nuestro principal centro de estudios, la renovación de acreditación institucional.

Por: John Hammer León Cuéllar  – johnleonc@outlook.com

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Ir al contenido