La mujer y el periodismo

812 views
4 mins read

A comienzos del Siglo XX colombiano, el periodismo era un oficio casi exclusivamente de hombres.

Desde el siglo XIX, algunas mujeres habían incursionado en la escritura y la edición de impresos, además de hacer presencia en encuentros literarios y tertulias, pero esto había sido la excepción que confirmaba la regla.

Aún hacia la década de 1960, cuando de las escuelas de periodismo comenzaban a graduarse mujeres, todavía era común la condena social por parte de muchos que no veían con buenos ojos que las mujeres quisieran hacerse a un lugar al interior del mundo de la cultura escrita colombiana.

Dentro del contexto del periodismo en el Huila y su capital, son varias las mujeres que se han puesto en el escenario del micrófono, la pantalla y las letras; que han tomado fuerza por su rigor, disciplina, fuerza y carácter para contar la noticia, indagar sobre hechos de corrupción, y contarle a la sociedad lo que hacen bien y mal los gobiernos de turno.

Muchos nos han visto como la fuerza débil en varios de los contextos, sin embargo, muestra de lo contrario, han sido grandes de los medios, como Cecilia González, Ginna Piragauta, Silvia Artunduaga, Daniela Perdomo, María Villalba y Catalina Durán; entre muchas otras; cada una desde un escenario y con un estilo característico, mostrando que el periodismo también está hecho para nosotras las mujeres.

Resaltar esa labor que cada una de nosotras cumplimos, queda corto, la hacemos casi todas la veces sin tacones, con el cabello a medio peinar, con el maquillaje corrido y el sol en la cara, pero empuñando fuertemente la pluma, el micrófono y la cámara, haciendo reportería, acompañando la protesta social, los bloqueos, contando las historias, a la vez que sacrificamos la nuestra; porque se nos olvidó que tenemos vida y llevamos ahora la del periodismo, esa profesión que nos apasiona y nos obliga a NO tomar posturas.

La historia del periodismo se está reescribiendo, y las mujeres empezamos a tomar el protagonismo, “y es algo que me llena de orgullo”; porque está visto que también tenemos las capacidades para tomar el timón en un medio de comunicación, una empresa o una institución, para decir la verdad sin temer.

Ahí es donde está el reto más grande; de sobrepasar la fuente para llegar a la investigación; como herramienta para reforzar la credibilidad, no como mujeres sino como periodistas; porque también nos gusta hacer el trabajo bien hecho, lo anterior, lo demarco en la frase del escritor británico Joseph Rudyard Kipling: «la intuición de una mujer es más precisa que la certeza de un hombre».

A todas y cada una de mis colegas, con las que he compartido escenarios en el periodismo, gracias, porque ser periodistas y comunicadoras NOS HACE ESPECIALES, pero el ser mujeres nos hace GRANDES.

Por: Francy Villarreal
Twitter: @FRANCYVILLARREA

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Ir al contenido