La ignorancia atrevida y peligrosa

La ignorancia atrevida y peligrosa

Colombia es uno de los países con más bajos índices de propagación del virus COVID – 19 de América del Sur; cada quien ha tejido su propia opinión sobre el tema y, es que no necesitamos ser expertos -ni científicos, ni médicos-  en un tema de amplia información, toda vez que, los esfuerzos mundiales han estado dirigidos al cuidado y la protección de la población, y por tanto, las campañas en la prevención de la propagación del feroz virus, del autocuidado y del uso de elementos de bioseguridad han sido muy elocuentes, amplias y suficientes, a pesar de las ya connotadas afectaciones a la economía mundial.

Según lo anterior, en Neiva a partir del 18 de marzo y, en el resto del País, a partir del 23 del mismo mes, se expidieron una serie de decretos sobre Calamidad Pública que, al incentivar el confinamiento total y obligatorio, buscaban lo que ya en la primera línea de este escrito se evidenció: bajos indices de propagación del virus en el sur del continente americano ¡Bravo! Todo es fiesta, hemos sabido controlar la propagación del virus dicen unos, que con el mejor optimismo, dilucidan la posibilidad de que superamos con creces en estos tres meses de encierro esta situación, que no solo puede afectar  a la población, sino que puede poner en real jaque al endeble y paquidérmico sistema de salud que tenemos.

No contábamos con algo, la necesidad de la economía en reactivarse, Colombia muestra los coletazos de la crisis sanitaria y el encierro, en los índices más barbaros de desempleo de toda su historia y, con él, las eternas maquinarias económicas empezaron a ejercer presión para que dejáramos el enclaustramiento y motiváramos a los más pendejos a salir a comprar “pendejadas” en medio de la crisis. Es inaceptable que el Gobierno que aplaudieron muchos por las medidas de prevención, haya tirado por la borda, el esfuerzo de millones de habitantes en cuidarse y que les haya permitido a las fuerzas económicas de tres emporios quedarse con el 19% del IVA, supuestamente no cobrado y, para completar, hayan promovido a que millones salieran a la calle a agolparse cuales marranos en feria para comprar a crédito pendejadas innecesarias.

Definitivamente como dice el adagio popular: “En tierra de ciegos el rey es tuerto”, pero en Colombia parece que este adagio va más allá, yo le pondría “En tierra de brutos, el rey es ignorante”, una ignorancia atrevida y peligrosa. Quiera Dios que los índices del virus no se disparen, como está sucediendo en Barranquilla.

Adenda: Si por el Gobierno Nacional llueve por acá no escampa; a pesar de la noticia real de que una candidata al reinado popular tiene Covid–19 positivo, echar para adelante las fiestas como si nada, sigue hablando mal de la improvisación y de la mala planeación de una Administración Municipal que parece que no le pega a una sola.

Por: Jorge Lozano Mestre – labrajor@gmail.com
Twitter: @JorlozanoMest

TSM Noticias
ADMINISTRATOR
PROFILE