La crisis del Covid-19 y las clases virtuales en la USCO

La crisis del Covid-19 y las clases virtuales en la USCO

Hace más de 18 años tuve la oportunidad de realizar un curso virtual denominado “Aula de análisis de conflictos internacionales” entre 30 de septiembre de 2001  y  23 de enero de 2002” con una intensidad 175 horas, con el Instituto complutense de estudios internacionales ICEI, de la Universidad Complutense de Madrid España, era un estudiante de derecho sin computador, sin internet en mi habitación arrendada y sin un sustento fijo y me tocaba en las noches acceder en las salas de Internet de la USCO, a realizar el curso, el cual termine satisfactoriamente y aprendí muchas cosas que de seguro no hubiese podido aprender en un aula tradicional.

18 años después el Consejo Académico de la Universidad nos ha propuesto no parar, y continuar nuestras clases vía internet, acción que vienen realizando otras universidades como la Universidad Nacional de Colombia, que tiene como consigna virtualizar lo virtualizable, y por ello, aplaudo esta decisión, sin embargo, no deja de ser polémico si se tienen en cuenta que en algunos casos, los docentes no están preparados o simplemente se han negado sistemáticamente a entrar en la onda de las TICS, pues para algunos profesores, esto contradice su forma de pensar y actuar, lo cual es respetable y admirable pues profesores han optado incluso por no tener celular, redes sociales etc.

De otro lado, no se puede desconocer que la situación producida por el COVID 19, es realmente preocupante dado que en mi caso pude acceder a salas de internet gratis de la universidad, pero en el caso de los estudiantes, si no tienen internet en la casa, por medidas sanitarias no pueden incluso acudir a una sala de internet pública, lo que hace imposible realizar cualquier actividad programada, sumado al nivel de estrés que produce el hecho de que en caso de uno mismo o un familiar se vea afectado por esta grave enfermedad.

En resumen, lo más racional seria darnos un tiempo prudente para analizar cuáles son las medidas más efectivas para afrontar esta crisis: En primer lugar; tuve la oportunidad de compartir la encuesta realizada por algunos profesores en donde se preguntaba a los estudiantes sobre las posibilidades de realizar las clases por internet, es recomendable que todos tengamos en cuenta estos resultados para la toma de las decisiones, vale la pena anotar que en mi caso son varios los estudiantes que se han puesto en contacto para adelantar las clases por esta vía, pero algunos si han manifestado dificultades.

En segundo lugar, y es compresible, la preocupación de la mayoría de los docentes y administrativos sobre la situación económica y el pago de su salario, que se puede solventar, por ejemplo, con la dedicación al diseño y desarrollo de las clases virtuales, que requiere de una dedicación muy importante de tiempo;  en mi caso dado que tengo la fortuna de orientar 10 cursos, esto se me ha convertido en todo un reto, dado que una cosa es tener preparada una clase presencial y otra pasar a 10 clases virtuales, aunque tengo que decir que ha sido una experiencia muy edificante pues mucha de la información en la web es gratuita y de acceso ilimitado y nuestra labor debe orientarse a seleccionar el mejor material y el más pertinente para el curso.

Otra de las labores que podemos desarrollar es la actualización de los currículos, en mi caso encontré currículos con tres libros de referencia, o que eran de 2002, obviamente 18 años después son muchas las investigaciones y producción intelectual que se ha generado como para asaltar a los estudiantes enseñándoles temas desactualizados, también podemos dedicarnos a la formulación de proyectos de investigación y proyección social, o la realización de artículos científicos, resultados de nuestro trabajo.

En fin, como sobreviviente de muchas crisis (muertes, enfermedades, atentados etc.) recomendaría que  nos tomemos un tiempo para analizar de verdad, la mejor salida, lo cierto es que me parece que si la evidencia lo sugieren y existe voluntad de algunos estudiantes de continuar hagámoslo, pero si no, continuemos con nuestro trabajo realizando las actividades ya sugeridas y sobre todo, concentremos en ocupar nuestro tiempo en cuidarnos, con nuestra familia, amigos, vecinos, y por supuesto no descuidemos a nuestros estudiantes pues si nos buscan tal vez esperan esa voz de aliento y ese apoyo en tiempos de crisis que podemos darle.

El COVID 19, llegó para que cambiemos nuestra forma de actuar y de pensar o que simplemente la reafirmemos, veamos esta crisis como una maravillosa oportunidad para recordar lo vulnerables que somos, y lo frágil y sublime que resulta ser la vida.

Por: Alfredo Vargas Ortíz – alfredo.vargas@usco.edu.co
Twitter: @Alfredovargaso

TSM Noticias
ADMINISTRATOR
PROFILE