Huila, ejemplo de conservación del Oso de anteojos

1244 views
6 mins read

El Festival de Oso Andino y Danta de Montaña se ha convertido en una plataforma en la que el departamento huilense da a conocer investigaciones, experiencias e iniciativas en la protección de esta especie a nivel nacional.

En los últimos ocho años en el Huila se celebra el Festival Nacional de Oso de Anteojos y Danta de Montaña, espacio en el que además de conmemorar la existencia del ‘Jardinero del Bosque’, como se conoce el Tremarctos ornatus, se debate las diferentes acciones que se adelantan en pro de la protección de esta especie que desafortunadamente se encuentra catalogada como vulnerable por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza.

Este trabajo realizado en el departamento huilense y que ha permitido unir entidades como Parques Nacionales Naturales de Colombia, la Corporación Autónoma Regional del Alto Magdalena CAM, la Gobernación del Huila, el sector privado, Ong´s y comunidades locales, ha sido considerado en ejemplo de conservación y un laboratorio para las comunidades que quieren aprender a convivir con la especie.

“El Festival Nacional de Oso Andino y Danta es una oportunidad de aprendizaje, para nosotros como profesionales y para la comunidad en general. Son momentos y espacios para generar retroalimentación de porqué es importante conservar estas especies que existen como equilibrio ecológico”, indicó María Angelica Velázquez, Medica Veterinaria coordinadora de salud comportamental de la Fundación Parque Jaime Duque.

La profesional de la salud comportamental agregó que uno de los factores que tiene la fundación, aparte de conservar, es generar educación ambiental coherente, que sensibilice a la comunidad y el trabajo que se realiza en el Huila enseña a las personas que deben proteger a los osos de anteojos y la importancia de generar estrategias para que la comunidad no se vea afectada y tampoco los animales.

En este sentido, Miguel Antonio Sarmiento de la comunidad de la vereda La Concepción del municipio de Guasca, en Cundinamarca y quien fuera invitado al evento para conocer la experiencia en el Huila, relató que en su región existe el oso y la ganadería, siendo esta una experiencia para aprender más sobre la especie y su convivencia, pues el oso baja a los potreros y tanto la comunidad como el ganado irrumpen su hábitat.

“A veces el oso ataca nuestro ganado y eso es malo, pero aquí conocimos en el Huila experiencias y aprendimos que se puede convivir con el oso. Ese es el mensaje llevamos a nuestras comunidades”, aseguró el ganadero de Guasca, Cundinamarca.

Miguel Ángel Rodríguez Ospina, es otro ganadero de Guasca y cuenta que le sorprendió la tenacidad de la comunidad del departamento del Huila que cohabita con estos maravillosos animales.

“La danta antes estaba en nuestros territorios, pero nuestros abuelos talaron y acabaron con todo, ahora solo queda el oso junto a las 156 especies de aves que tenemos. Con esta experiencia que vivimos en el Huila queremos conservar y poder convivir con ellos por mucho tiempo más”, enfatizó Rodríguez Ospina.

Conflicto oso – comunidad
El trabajo más fuerte de la CAM respecto a la protección de estas especies sombrilla, que al ser conservadas, permite salvaguardar muchas otras especies de flora y fauna silvestre, es la solución de conflictos entre osos y comunidad. Así lo hicieron ver los asistentes al evento quienes destacaron las diferentes estrategias.

“Actualmente una de mis funciones es monitorear el oso andino en cuatro veredas que hace parte del Parque Nacional Chingaza y me parece importante conocer cómo han abordado los conflictos de las interacciones negativas desde otros territorios y el Huila maneja bien esta pedagogía”, aseguró Carlos Andrés Toca Rodríguez, ingeniero Ambiental de la Corporación Autónoma Regional del Guavio – Corpoguavio

El gestor ambiental comunitario de Corpoguavio hizo un llamado a seguir haciendo pedagogía, “educación ambiental con todas las comunidades, para que no sigan atentando ni acorralando al oso, ni deforestando su hábitat”, destacó.

A su vez la médico de salud comportamental de la Fundación Parque Jaime Duque aseguró que uno de los propósitos de la visita de la comunidad de Guasca al Huila era que entendieran la labor que hacen los profesionales y la labor tan importante que cumplen ellos desde la comunidad.

“Queremos que nunca paren estas estrategias, queremos que estas continúen sensibilizando a las comunidades y que se genere una red entre varias corporaciones y que crezca y que más gente apoye este tipo de eventos”, finalizó diciendo María Angélica Velázquez.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Ir al contenido