Hasta que amemos la vida

1059 views
3 mins read

El pasado 16 de agosto el Concejo de Bogotá, condecoró al artista César López, por su trabajo incansable como gestor de paz, un reconocimiento merecido para un artista que ha usado la música como herramienta de resolución de conflictos.

Al inicio de los 90’s, surge la agrupación de pop-rock bogotana llamada Poligamia, famosa porque su vocalista fue Andrés Cepeda y César era el baterista, hasta aproximadamente el año 1996. Posteriormente, supe de sus proyectos creativos y musicales como el álbum “Alas de prueba”, donde toca el piano y es casi completamente instrumental.

Unos años después el nombre de César vuelve a resonar por su escopetarra, una guitarra hecha con el cuerpo de un rifle AK 47, el rifle más usado por las guerrillas, paramilitares y grupos rebeldes en todo el mundo.

Creo el batallón de reacción artística inmediata que cada que ocurría un atentado o explosión acudían para también mitigar el dolor mental y espiritual desde la música, como él lo dice “éramos visto como unos raros en esos momentos”.

Dirigió el proyecto de los músicos de la calle llamados los “invisibles invencibles” para rescatar el talento y visibilizar a aquellos desechados por la sociedad.

Pude por fin hace un mes, en el día de cmi cumpleaños asistir a una presentación de César en el municipio de Salento y corroborar que lo que uno ve de el en redes, en sus entrevistas y en su arte es su verdadera esencia y reflejo.

Su presencia inunda de paz y transmite una energía de tranquilidad que se siente estando a su alrededor, le pedí que me firmara el CD “alas de prueba” y pude conversar un rato, notar su humildad y don para compartir y unir a las personas.

Con sus canciones ese día lloramos más de uno por el dolor y la irracionalidad de la guerra de nuestra desquiciada Colombia, pero también nos llenamos de esperanza al encontrar otros tercos y obstinados que siguen creyendo que el camino es la reconciliación.

Hay palabras que describen a Cesar López y ellas son: bondad, compasión, perdón, coherencia, arte, terquedad, constancia y esa mezcla de palabras como un coctel nos embriagan de amor y utopía.

Y seguiremos insistiendo “Hasta que amemos la vida”

Los invito a que vean el video de la canción: https://youtu.be/rTFjYOlWk5I?si=NQTNN7WwsWaah8Z2

Por: Adonis Tupac Ramírez Cuéllar – adonistupac@gmail.com
Twitter: @saludempatica

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Ir al contenido