Hagamos inventario

736 views
6 mins read

Se viene la reapertura local del turismo, y se convierte en el espacio propicio para que, desde las regiones, aprovechemos la oportunidad de realizar o actualizar los inventarios turísticos.

De acuerdo con los documentos metodológicos del Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, realizar un “Inventario Turístico” es un proceso mediante el cual se registran ordenadamente los factores físicos y culturales, como un conjunto de atractivos, que sirven para elaborar productos turísticos de una región.

En esta definición es necesario establecer diferencia entre “Recursos” que corresponde a los Factores físicos y culturales potencialmente explotables por el turismo, y “atractivos”, que son los que reúnen las condiciones para ser integrados de inmediato a los productos turísticos.

Ya que la reactivación mesurada de la actividad turística, nos va a impedir abalanzarnos a visitar lugares remotos, podemos aprovechar esta nueva realidad para visitar y reconocer los atractivos cercanos a nuestro domicilio actual.

Un ejercicio práctico de apoyo en esta fundamental tarea  de reconocimiento de los insumos regionales para el desarrollo de nuestras potencialidades turísticas, se puede hacer realizando una sencilla pero objetiva evaluación (tanto cualitativa, como cuantitativa) de los atractivos y recursos de los cuales dispone nuestra región con el fin de aportar a la selección de aquellos susceptibles de uso turístico inmediato o para establecer las acciones de mejoramiento de su calidad que hagan viable su inclusión en el diseño de productos turísticos.

Aunque esta es una tarea que debe ser dirigida y coordinada por personas calificadas y con conocimientos en temáticas turísticas, el aporte empírico del turista local, será fundamental para la construcción y validación participativa de los inventarios.

Lo primero, y principal es que aprendamos a diferenciar varios conceptos asociados a esta tarea: (Conceptos adaptados del documento “Metodología para la elaboración del inventario de atractivos turísticos” del Mincit)

El primer gran concepto es el que hace referencia al Patrimonio Cultural, que se define como el conjunto de bienes físicos y manifestaciones culturales materiales e inmateriales, que se encuentra en permanente construcción sobre los territorios, modificados por las comunidades que los habitan.

Dichos bienes y manifestaciones se constituyen en valores que conforman sentidos y lazos de permanencia, identidad y memoria para un grupo o colectivo humano.

A este grupo pertenece el Patrimonio Material, que se caracteriza por tener un cuerpo físico que puede ser dimensionado y percibido sensorialmente y esta agrupado en dos grandes áreas, los bienes muebles e inmuebles. También está el Patrimonio Inmaterial, que comprende las tradiciones y expresiones orales, prácticas sociales, rituales y actos festivos, el conocimiento y prácticas sobre la naturaleza y el universo; y expresiones artísticas, entre otras, que continuamente se están recreando en la sociedad y reproduciendo generacionalmente.

Similar en concepto, pero dimensionado como un grupo aparte se encuentran las Festividades y eventos, que corresponden a los atractivos que se generan en la realización de eventos con contenido actual o tradicional, en los cuales la población es actora o espectadora.

Y por último, pero no menos importantes están los denominados Grupos de Especial Interés, constituidos por comunidades indígenas, comunidades negras y comunidades raizales, en las cuales se valora el respeto por sus costumbres como una forma de conservación auténtica de su legado cultural, ya que se considera de vital importancia el reconocimiento de estos grupos en el sentido estricto del respeto por sus valores y costumbres y no como objetos pasivos para ser mostrados al visitante.

El segundo concepto, hace referencia a los Sitios Naturales, los cuales contemplan las áreas geográficas y los recursos naturales en ella existentes, que se consideren de importancia e interés para el turismo.

 

Estos recursos naturales, que, en su gran mayoría, por su sola esencia se constituyen en los principales atractivos turísticos de las regiones, son el principal generador de interés de los destinos, y para el caso particular de nuestro Departamento, el fundamento de su slogan turístico “Huila, Un paraíso por descubrir”.

Por: Hugo Andrés Rivera Collazos
Administrador de Empresas – Universidad Surcolombiana
Especialista en Planificación de Destinos Turísticos – Universitat Oberta de Catalunya
Correo: hrivera.consultores@gmail.com  – Twitter: @hugoandres1975

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Ir al contenido