Golpe bajo a la democracia

238 views
4 mins read

El proyecto de acto legislativo que pretende unificar los periodos de los Gobernadores y Alcaldes con el del Presidente de la República, fue aprobado en la Comisión Primera de la Cámara de Representantes con 24 votos a favor y 8 en contra, con el fin de que los tiempos de gobierno coincidan, se armonicen los planes de desarrollo, se reduzcan los costos de las elecciones y se evite que los mandatarios ejerzan su periodo de gobierno en medio de las restricciones que impone la ley de garantías electorales.

La iniciativa que tiene matices políticos multicolores, tiene origen en grupo de representantes de La U, Cambio Radical, el Partido Conservador y el Centro Democrático, quienes lograron ambientar su aprobación en este primer debate, destacando que aún le faltan siete debates más por surtir y que se prolongarán hasta mayo de 2019.

La idea no es mala y considero que es necesaria para el país a fin de alcanzar la eficacia y eficiencia administrativa que tanto reclaman los ciudadanos de sus gobernantes, pero lo perverso es la fórmula que plantea el proyecto para la unificación de periodos, ese diablillo gramatical que se encuentra en el artículo transitorio que dice que quienes están en los cargos en la actualidad los conserven hasta el 19 de julio de 2022, es decir, que el próximo año no habría elecciones. Si se amplía el periodo de alcaldes y gobernadores, también se ampliaría el de diputados y concejales según la norma.

El artículo transitorio reza: “Continuarán en sus funciones hasta el 19 de julio de 2022. Sus sucesores se elegirán en el año 2022 para el período constitucional, que iniciará el 20 de julio de ese año. En todo caso, los períodos de gobernadores y alcaldes deberán coincidir con el del Presidente de la República”, ese es el adefesio, la ofensa a la democracia que tanto ha indignado a los colombianos, pues so pretexto de unificar los periodos, se está ampliando automáticamente el de los actuales mandatarios, quienes fueron elegidos por el pueblo para un periodo de cuatro años y no de seis como pretende aprobarlo el legislativo, lo cual constituiría una imposición de mandatarios de manera arbitraria.

De ser aprobada esta iniciativa el Congreso estaría actuando por fuera de sus atribuciones y suplantando la voluntad del Constituyente primario, abusando de sus competencias y sacrificando el derecho del pueblo a elegir libremente a sus gobernantes en las urnas, un golpe bajo a la democracia que afectaría directamente la renovación política y el surgimiento de nuevos liderazgos, pues perpetuaría en el poder a mandatarios apreciados por el pueblo y otros de los cuales el pueblo está hastiado.

Como el trámite legislativo duraría hasta mayo de 2019, no hay que olvidar que para esa fecha la Registraduría Nacional del Estado Civil tiene contratada toda la logística para las elecciones regionales que se llevarían a cabo ese año, luego si es aprobada esta iniciativa, se estarían tirando a la basura $868.000 millones de pesos, que tanta falta nos hacen para atender oportunamente los problemas de la salud, educación, vivienda, vías, atención integral al campo, agua potable y seguridad que tanto afectan a los colombianos.

Por: José Ferney Ducuara Castro – josefeducuara@hotmail.com

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Ir al contenido