“Ganar” es perder

“Ganar” es perder

Más del 60% de los electores del Presidente Duque sienten que malgastaron su voto, que ganado perdieron. Los que estuvimos atentos a los debates de la primera y segunda vuelta de campaña Presidencial pudimos ver a un Duque hablando de transparencia, de desarrollo rural, de educación gratuita para los hijos de los más pobres y hasta de continuar con la implementación de los acuerdos de paz logrados en La Habana, y lo menos creíble: combatir la corrupción.

Lo cierto es que nuestro Presidente está en deuda con este país.  Su elección ha dejado grandes dudas por el ingreso de dineros a su campaña de oscura procedencia, como lo pone en evidencia la ‘ñeñe-política’, un escándalo de corrupción electoral, difícil de explicar e imposible de ocultar.

Intentar gravar la canasta familiar con 19 puntos IVA, un despropósito que ni los mismos de su partido podían creerlo. Volver trizas la paz e intentar tumbar la justicia especial  para la paz (JEP), columna vertebral de los acuerdos en donde los protagonistas de las grandes violaciones de derecho humanos, se tienen que inclinar para contar sus verdades a cambio de no ser juzgados por la justicia ordinaria o por la Corte Penal Internacional.

La crisis humanitaria creada por coronavirus o Covid-19 la ha venido utilizando el Gobierno del Presidente Duque para fortalecer al sector financiero, artífice de la financiación de su campaña y para favorecer a las grandes plataformas comerciales, llevando a la quiebra a las frágiles pequeñas y medianas empresas comerciales, industriales y de servicios.

El sector rural continúa en decadencia, por los tratados de libre comercio (TLC) y el abandono total por parte de los diferentes Gobiernos de turno incluido el actual, que se abrazan con las transnacionales que día a día asfixian al campesino colombiano.  Lo anterior está confirmando que en este país la gente vota y supuestamente elige al mejor, que luego resulta ser el peor.

En lo regional ocurre algo similar. La gente de la región que en la práctica debería tener a sus gobernantes cerca para poderles expresar sus inquietudes, difícilmente suele ocurrir esa eventualidad porque los elegidos una vez se posesionan en los cargos, en su mayoría se olvidan de quienes sirvieron de escalón para subir al pedestal del poder.

Hoy, después de 6 meses los gobiernos departamentales y los municipales, se han desconectado de sus equipos de campaña y de sus electores. Más del 60% de electores sienten que ganaron, pero perdieron.

Por: Miguel Rodríguez Hortúa – miguel.rh12@hotmail.com
Twitter: @miguel_rh12

TSM Noticias
ADMINISTRATOR
PROFILE