Fracaso del sistema de salud ¿somos culpables los médicos?

372 views
5 mins read

La ley 100 de 1993 fue creada con los siguientes principios:

  1. Eficiencia: Es la mejor utilización social y económica de los recursos administrativos, técnicos y financieros disponibles para que los beneficios a que da derecho la seguridad social sean prestados en forma adecuada, oportuna y suficiente.
  2. Universalidad: Es la garantía de la protección para todas las personas, sin ninguna discriminación, en todas las etapas de la vida.
  3. Solidaridad: Es la práctica de la mutua ayuda entre las personas, las generaciones, los sectores económicos, las regiones y las comunidades bajo el principio del más fuerte hacia el más débil. Es deber del Estado garantizar la solidaridad en el sistema de seguridad social mediante su participación, control y dirección del mismo. Los recursos provenientes del erario público en el sistema de seguridad se aplicarán siempre a los grupos de población más vulnerables.
  4. Integralidad: Es la cobertura de todas las contingencias que afectan la salud, la capacidad económica y en general las condiciones de vida de toda la población. Para este efecto cada quien contribuirá según su capacidad y recibirá lo necesario para atender sus contingencias amparadas por esta ley.
  5. Unidad: Es la articulación de políticas, instituciones, regímenes, procedimientos y prestaciones para alcanzar los fines de la seguridad social.
  6. Participación: Es la intervención de la comunidad a través de los beneficiarios de la seguridad social en la organización, control, gestión y fiscalización de las instituciones y del sistema en su conjunto.

Como muchas leyes en este país son creadas con buenas intenciones pero de cumplimiento poco.

Desde mi punto de vista como medico, considero que estos son algunos de los problemas de la Ley 100:

  1. Se logro cubrimiento de la salud a partir de un sistema subsidiado, en principio la proporción debería ser 70% de la población en el sistema contributivo( son los que pagan a las EPS) y un 30% en el sistema subsidiado lo cual haría sostenible el sistema, pero estas proporciones se cambiaron y solo casi un 30% de la población pertenece al régimen contributivo
  2. Se uso con fines politiqueros como fortín para conseguir votos prometiendo a las personas su vinculación al sistema subsidiado.
  3. Desangre de las EPS por medio de sus directivas y mafias politiqueras.
  4. Las tutelas, muchas de ellas sin fundamentos que autorizaban servicios no contemplados, aunque estas fueron la mejor arma de la población para acceder a los servicios.
  5. Falta de presencia y defensa del sistema por parte del gremio medico

Y cuales han sido nuestros problemas como médicos y actores del sistema:

  • Desconocimiento de la ley.
  • No estamos unidos en un verdadero sindicato que nos permita participar con fuerza en las decisiones del estado para el cumplimiento y reforma del sistema.
  • Falta de preparación académica que ha conllevado a que la racionalización del recurso no sea la adecuada, por ejemplo es incomprensible que aun sea solicitada la gamagrafia como estudio inicial de la patología tiroidea por especialistas ( su uso esta restringido a dos indicaciones desde hace casi 15 años), lo cual denota la poca preparación.
  • Canibalismo medico que ha conllevado a que cuando nosotros exigimos servicios adecuados y tarifas adecuadas seamos cambiados por otros con menor preparación porque a las EPS solo les interesa tener el medico pero no su calidad.

Mientras el negocio de la salud este enlazado al negocio de la educación (llámese EPS que tienen universidades), seguiremos siendo solo peones del sistema.

Por: Adonis Tupac Ramírez Cuéllar – adonistupac@gmail.com

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Ir al contenido