Elecciones II

393 views
8 mins read

Y ya entrados en el tema, diré algunas pocas cosas de los candidatos. No le diré a nadie por quién votar, solo que miren, analicen, revisen, lean, reflexionen, tómense unos minutos para definir qué tan bueno es su candidato y qué tan posibles son sus promesas.

Hago una lista desordenada.

– De Germán Vargas Lleras creo que es el tipo más capaz, el de mejor trayectoria ejecutiva, el que mejor sabe administrar el país y el más juicioso en planificar su programa de gobierno. Tiene dos graves problemas: su complicada personalidad, su arrogancia y perfil de estrato 80 de Bogotá que cree que nació para ser presidente, como lo fueron su abuelo Carlos Lleras y su pariente Alberto Lleras y que los demás simplemente debemos escogerlo como en una sucesión monárquica; y el otro es la enorme maquinaria politiquera y clientelista que lo rodea, con personajes altamente cuestionados en todas las regiones, incluyendo al Huila donde lo acompaña toda esa parafernalia de corrupción que ha estado alrededor de Germancito Trujillo y los alimentos escolares. Y confía casi que ciegamente en esa maquinaria para llegar a segunda vuelta.

– Humberto de la Calle Lombana es el tipo con mayor experiencia, como quiera que fue Registrador Nacional, uno de los cerebros de la Constituyente de 1991 como Ministro de Gobierno de César Gaviria, vicepresidente en 1994 con Ernesto Samper de quien se apartó un poquito tarde en el mega escándalo del proceso 8000. Y en este siglo 21 protagonista de primer nivel como jefe negociador del acuerdo de La Habana con las Farc. Ese es, paradójicamente, su mayor mérito y su peor resultado: los entusiastas del proceso de paz lo elevan al altar de los héroes, y los opositores lo acusan de haber entregado el país a las Farc. Ha terminado la campaña sin haber definido su perfil, no pudo nunca centrar su discurso en algún tema, que bien pudo ser el mismo de la paz pero no fue ese el tema central de esta campaña. Y su partido Liberal lo dejó solo, íngrimo solo.

– Gustavo Francisco Petro Urrego es el candidato de moda, el que más movió la agenda de toda la campaña, el que puso los temas de mayor discusión. Es el anti sistema, el niño rebelde de la clase, el que les arma peleas a sus compañeros, a la profesora y a la rectora, el que quiere cambiar todo el colegio, volverlo patas arriba porque todo está mal. Es el estudiante que tiene buen discurso, que lee bastante, que levanta la mano en casi todos los temas. Pero al mismo tiempo llega tarde a las clases, no hace completas las tareas, es mentirosito, discute todo porque sí o porque no, es el más flojo en la clase de educación física, es popular en el colegio pero hay tantos que lo adoran como tantos que lo odian… y cuando le va mal, dice que todo es culpa de los demás, que todos están en contra suya.

Petro ha hecho el gran mérito de convertirse, por primera vez en la historia colombiana, de ser el primer hombre de la izquierda, incluso de la izquierda radical, en tener real chance de ser presidente de la República. Y al mismo tiempo se ha convertido en un alto riesgo para la estabilidad que ha mostrado el país durante buena parte de la vida republicana. Petro es, por un lado, una señal de esperanza y sueño para miles de colombianos que se han sentido discriminados, golpeados por las élites y casi siempre ajenos a la riqueza nacional. Y por el otro, para otros miles, Petro es un peligro de populismo, de desorden, de anarquía. Y hay muchas razones para creer más lo segundo que lo primero.

– Iván Duque, el más joven de todos. Un tipo que hace un año no tenía ningún chance de ser siquiera candidato, ha sobrepasado todas las expectativas, ha superado el hecho de ser el que dijo Uribe, ha mostrado inteligencia y alto nivel de conocimientos en muchos temas. Es el más moderno de todos, bien preparado para todos los debates. Pero tiene tres lastres: uno, que no tiene mayor experiencia en el manejo del Estado, excepto algunos cargos en el exterior y haber sido senador de la lista cerrada de Uribe; dos, que pocos creen que Uribe no vaya a ser el poder detrás del trono, lo cual les encanta a los furibistas y aterra a los anti uribistas, y tres que al igual que Vargas Lleras, tiene una maquinaria politiquera que si llega a la Presidencia va a cobrar todo ese apoyo para que poco o nada cambie.

– Sergio Fajardo Valderrama, el exalcalde de Medellín y exgobernador de Antioquia. Hace seis meses era el ganador de las encuestas, hace tres meses se cayó estrepitosamente, confundió a sus seguidores al unirse a la izquierda entre moderada y radical de Claudia López y Jorge Robledo, y se dejó ganar de la imagen de ser tibio, de no fijar posiciones, de decir poco en concreto. Pero las últimas tres semanas ha sido impresionante su crecimiento con un discurso que está calando: el candidato profesor, el de la educación, el tipo que no pelea, el que inspira más confianza, el que tiene la imagen positiva más alta y la negativa más baja. Fajardo es la opción de centro, es al que mejor le iría en segunda vuelta contra todos. Pero antes, tiene que quedar primero o segundo este domingo.

Ahí están, esos son. Escoja. Vote. Elija.
Después de sus papás y sus hijos, el Presidente de la República es la persona más importante de su vida.

Por: Melquisedec Torres Ortíz
Twitter: @Melquisedec70 – 
chillurco1970@yahoo.com

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Ir al contenido