El San Pedro en pandemia

El San Pedro en pandemia

Uno no halla ni qué pensar con las fiestas de San Pedro, no solo por las borracheras de muchos, ni las consabidas verbenas, tampoco por las cabalgatas y mucho menos por los conciertos, sino por aquellas personas que viven de estas tradicionales celebraciones, porque la verdad es que mientras unos parrandean, otros trabajan para hacer lo de vivir.

La pandemia ha hecho que la gente cambie de pensamiento sin perder el amor por las tradiciones folclóricas y culturales, una cosa no riñe con la otra, lo que sí es evidente es el riesgo ante la alarmante situación y la permanente amenaza que se genera por el coronavirus.

Aunque a muchos no les interesa el empleo que se deja de producir, ni las condiciones económicas que generan este tipo de celebraciones, en las que unos gastan hasta lo que no tienen y otros consiguen lo de sobre vivir medio año; quiero contarles que las fiestas de San Pedro en el Huila mueven miles de millones de pesos y generan cerca de 20.000 empleos temporales, entre directos e indirectos, lo cual fortalece en gran medida el ambiente económico del departamento.

La Corporación Reinado Nacional del Bambuco, tiene un estimativo que durante el San Pedro el número de empleos directos que forja está entre 150 y 180, incluyendo los prestadores de servicios y en empleos indirectos la cifra supera las 500 personas. Además, de alrededor de 34.000 artistas

Asimismo, los datos de Corposanpedro tasaron que durante la celebración de 2019 se movieron alrededor de $56.352 millones entre gastos de consumo de 670.000 asistentes (53,5%), pagos por el aprovechamiento temporal por el espacio público (36,6%) y a las inversiones y patrocinios (9,8%).

No obstante, el Huila está en alerta máxima por el virus que azota el mundo y que día tras día crece de manera alarmante en nuestro país, sin dar tregua y sin caer en la tendencia de crecimiento, por el contrario, aumentando críticamente en cuanto a número de contagios y de muertes.

La difícil situación de muchos empresarios a raíz de este fenómeno no deja de producir escozor y hasta cierto desconsuelo, porque lo que se vislumbra es que, como consecuencia del mal comportamiento de muchas personas, esta temible enfermedad denominada COVID 19 irá creciendo y generando más muerte y dolor.

Mientras tanto lo que se debe hacer es tratar de mantener vivas las tradiciones y el folclor, desde las casas, apoyando el comercio local, demandando bienes y servicios que se produzcan en este departamento y buscando la manera de sobrellevar la situación mientras se sale de ella.

Adenda: Los soldados que abusaron de la niña Embera deben pagar la pena mayor.

Por: Hugo Fernando Cabrera – hfco72@gmail.com
Twitter: @Hufercao04

TSM Noticias
ADMINISTRATOR
PROFILE