El robo a Pitalito

829 views
5 mins read

PRIMERA PARTE

«El pueblo que no conoce su historia, está condenado a repetirla»

Hace 32 años el primer Alcalde electo, varios funcionarios y unos comerciantes se robaron la mitad, o más, del presupuesto municipal.

«El Alcalde orquestó una bien afinada banda de malhechores, sus propios colaboradores, para defraudar y saquear en forma grave, continua y permanente, las arcas del municipio de Pitalito» (Sala Penal, Tribunal Superior de Tunja).

Hace ya 32 años (1988) que Pitalito vivió su peor momento administrativo y político: JAIME CORTÉS ESPINOSA, recién electo como el primer Alcalde por voto popular a nombre del Partido Conservador, comenzó a saquear el Municipio en compañía de varios de sus funcionarios y de quien había sido su principal rival en la elección, Jesús Alfonso Ferreira Villegas. A este lo había nombrado director del Fondo de Desarrollo Municipal, la fuente de buena parte de los robos.

Cortés, siendo Alcalde en 1989, huyó – con la complicidad de varios líderes políticos – cuando supo que sería capturado. En 1995, en medio de los operativos de búsqueda del Cartel de Cali, Cortés fue capturado en la lujosa zona de Ciudad Jardín, sur de la capital vallecaucana. Tres años después, el 13 de mayo de 1998, el Tribunal Superior de Tunja lo condenó a 13 años de cárcel.

También fueron sentenciados sus cómplices:

Ferreira Villegas (a 6 años)

Daniel Díaz Reyes (tesorero del Fondo, a 3 años y 3 meses)

Jaime Tovar Rojas, quien era el Contralor Municipal (3 años y 3 meses)

Helmer Rojas Ramírez, almacenista municipal (9 años)

Álvaro Hernando Gómez Vargas (3 años 1 mes)

José Gustavo Cifuentes Correa, comerciante (3 años)

José Ricardo Villegas López, mensajero de la Alcaldía (3 años)

José Lisímaco Liévano Bonelo, comerciante, dueño de un hotel (3 años)

Jairo Cortés Espinosa, hermano del jefe de la banda (3 años)

José Ricaurte Gallego López, comerciante (3 años)

Nelson Peña Castro, tesorero Municipal, se salvó pues sus delitos fueron declarados prescritos (vencidos los términos) por la Corte Suprema. En todo caso fue cómplice probado. Igual ocurrió con un primo del Alcalde, Gilberto Espinosa Ortiz.

El Tribunal también los condenó a restituir al Municipio más de $90 millones (a valores de 1988 e intereses) y 100 gramos oro. Se desconoce si eso se pagó alguna vez.

– Las denuncias por el monumental Robo a Pitalito fueron iniciadas por concejales liberales del grupo de Consuelo González (quien era Secretaria de Educación del Huila) como Benjamín Vinasco, y luego divulgadas y ampliadas por el periodista Ricardo Ayerbe Gonzalez en la emisora Preferencial Stéreo, y el personero Municipal Marco Antonio Cortés. Luego; el alcalde encargado (tras la fuga de Cortés) Luis Humberto Gonzalez Ortiz dirigió varias denuncias posteriores y nombró abogados como Luis Alberto Peña y Rubén Ordóñez para salvaguardar los intereses del Municipio.

– En el proceso declaró, entre muchos, el médico y líder conservador Álvaro Sánchez Muñoz, para la época presidente de la Asamblea del Huila y concejal de Pitalito, informando que el alcalde Cortés le había regalado 6 rollos de malla para encerrar unos chigüiros que tenía en la parte posterior de su consultorio particular, bajo la promesa de que luego, le regalara una pareja de los animales al Alcalde. El médico declaró que él creía que Cortés le había dado las mallas de su bolsillo.

– Jaime Cortés Espinosa Cortés tenía como jefes y apoyo político al entonces senador Héctor Polanía Sánchez y su cuñado, el médico y excongresista Manuel Castro Tovar. Incluso estando en fuga, Cortés gozó del respaldo de los dos líderes.

– La condena contra el exalcalde de Pitalito fue en su momento la más alta contra un corrupto en Colombia.

SEGUNDA PARTE

Héctor Polanía, Manuel Castro y el robo a Pitalito https://bit.ly/3cv0fg3

Por: Melquisedec Torres Ortíz
Twitter: @Melquisedec70 –
chillurco1970@yahoo.com

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Ir al contenido