El Parque Jardín Botánico de Neiva

Por fin, la ciudad tendrá un auténtico parque –no solamente las plazuelas, zonas verdes y hasta monumentos al cemento como el malhadado “Parque de los Niños”, que ni es parque ni es de los niños- y ese parque será el Jardín Botánico de  Neiva.

La idea de crear un espacio verde, “un oasis en medio del desierto” de cemento de la urbe, nació hacia 1992 en la mente fecunda de Fernando Ospina Hernández quien después de muchos esfuerzos logró abrirlo al público el 12 de octubre de 1998 con la asesoría del Jardín Botánico de Bogotá e intercambios con el de Chicago.

Duró esto relativamente muy poco, aunque no faltan las personas que recuerdan con cariño los momentos de solaz pasados en su juventud en su bucólico entorno.

Pero avatares políticos y económicos, y cambios en la normatividad urbana, hicieron que se cerrara y cayera en el abandono y casi en el olvido, con la complicidad de administraciones ajenas a propósitos de desarrollo sostenible.

La familia Ospina Duque, propietaria inicial de las 20 hectáreas que lo conforman, y de acuerdo con la administración Lara Sánchez, tomó la decisión de entregarlo, como área de cesión obligatoria, al Municipio de Neiva, que al tomarlo decidió protegerlo, limpiarlo de las malezas que lo había inundado en su largo abandono, encerrarlo adecuadamente, sembrar 60 nuevas especies vegetales, con 10 ejemplares de cada una de ellas, para enriquecer su acervo ya importante, y dotarlo de la estructura física necesaria para que preste un servicio eficiente a la ciudad. Desde entonces, se han invertido cuantiosas sumas para hacer de él un primer parque de la ciudad, al cual deben seguir otros.

Para ilustrar la ciudadanía sobre la importancia y el carácter del Jardín Botánico, las riquezas que contiene y los proyectos que se adelantarán en él, la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Rural Sostenible, de la cual el alcalde Rodrigo Lara Sánchez tuvo el acierto de encargar a la líder ecologista Gloria Amparo Gutiérrez Olaya, ha publicado un hermoso libro prologado por el director de la CAM, Carlos Alberto Cuéllar, y en el cual el alcalde Lara Sánchez, escribió:

“A pocos minutos del centro de la ciudad de Neiva, capital del Departamento de Huila, inmerso como un oasis en el sur de la ciudad, se encuentran 20 hectáreas de diversidad y aire puro.

Concebido por la familia Ospina Duque, el Jardín Botánico se convierte hoy en día en una de las principales apuestas de la ciudad, en donde la Naturaleza muestra toda su expresión de fauna y flora, en un ecosistema único que a pesar desarrollo urbanístico de la ciudad, se mantiene como un corazón verde para el goce de todos”.

Inicialmente y mientras los ambiciosos proyectos culminan –que será bien pronto-, los últimos domingos de cada mes se hacen paseos ecológicos alrededor de sus dos lagunas, ricas en pesca, a los cuales son invitadas todas  las familias de  Neiva.

Es un primer servicio del que será sin duda uno de los mejores legados de la fecundan administración Lara Sánchez.

Por: Delimiro Moreno – morenodelimiro@gmail.com 

Publicidad




Ir al contenido