“El judo me cambió la vida”: Yury Alvear

399 views
6 mins read

La medallista olímpica y medalla de bronce en el Mundial de Astana, Kasajistán, el pasado viernes, 28 de agosto, logró con el deporte, alcanzar las oportunidades que parecían esquivas para una niña de escasos recursos económicos.

Por Sebastián Gómez Salinas

Comunicaciones COC.

Yuri Alvear Orejuela nació el 29 de marzo de 1986 en Jamundí, Valle, en una familia pobre. Desde que tuvo uso de razón recuerda que sintió la necesidad de encontrar condiciones para estudiar y brindarle a su familia una forma de vivir mejor, y la buscó en el deporte, como una forma de ganarse la vida.

Un día, su mejor amiga, Leidy Johana Álvarez, le dijo que la acompañara a un entrenamiento de judo, actividad que hacía parte de un proyecto iniciado por el técnico Ruperto Guauña, que consistía en aprovechar el tiempo libre de los jóvenes de Jamundí y del Liceo Técnico Comercial, en donde Yuri estudió el bachillerato.

Retraída en las graderías, escuchó la voz del técnico, quien la invitó a que hiciera parte del entrenamiento: “¡Venga practique!”, le dijo. Sin estar preparada ni conocer el deporte, Yuri aceptó la invitación. “La primera clase fue de rollos hacia adelante y hacía atrás, y caídas de judo. Todo para mí fue muy fácil, me sentí muy bien y me gustó mucho”, dice la campeona.

Iniciaba las clases haciendo planas, ya que la técnica de Guauña era escribir en un tablero las reglas del judo con su significado, y los alumnos debían llevar un cuaderno con las planas de la terminología del deporte, que son en japonés. “Gracias a esa escuela conozco muchos significados y palabras del judo, que otros deportistas no tienen”.

Antes de llegar a la clase que cambiaría su vida, Yuri había intentado desarrollar sus habilidades en otros deportes y actividades artísticas, como el canto. “Me gusta la música, pero la música no gusta de mí”, dice en tono jocoso. Formó parte de un grupo, de salsa, en el cual compuso una canción con arreglos musicales, llamada Mamá, yo quiero ser un cantante, pero su destino era el deporte.

Los triunfos de Yuri Alvear en el judo comenzaron a llegar. Hoy ya suma 28 medallas, la más importante por la plata olímpica, en Londres 2012; tres oros, en campeonatos del mundo; dos oros, una plata y cuatro bronces, en Juegos Panamericanos; una plata en World Masters; una plata y dos bronces, en torneos de Grand Slam; una plata y dos bronces, en Grand Prix; tres oros y una plata, en abiertos panamericanos, y tres oros y tres platas, en mundiales.

Yury Alvear, medalla de bronce en los Juegos Olímpicos Londres 2012.

Vive muchos meses fuera del país, pues realiza sus entrenamientos en Japón, en donde el judo es arte, cultura y respeto. Allá adquirió muchas herramientas de disciplina y trabajo fuerte. “Lo bueno del Japón es que puedo ir a entrenar a universidades, en donde no hay rivales directas, pero igual, son muy fuertes”. Desde el 2009 entrena con Noriyuki Hayakawa, japonés que admira el compromiso y la constancia de Yuri.

En el año 2004, Yuri dejó su casa en Jamundí, para trasladarse a Cali, en donde estudió su carrera, becada por Indervalle, con el compromiso de mantener buenos resultados deportivos. En el 2009 obtuvo su grado como Profesional en Deporte y Actividad Física, de la Escuela Nacional del Deporte. En el futuro le gustaría cursar un programa profesional de contaduría y perfeccionar el inglés.

Aficionada a coleccionar billetes de los países a donde viaja e imanes para la nevera de su mamá, Yuri comenta con entusiasmo, que su vida ha cambiado, y que después de la medalla olímpica obtenida en Londres 2012, la responsabilidad como deportista aumentó y el trabajo continúa con el objetivo de conseguir más triunfos para el país.

Río 2016 es el siguiente objetivo de la judoca colombiana. En rueda de prensa, el pasado 26 de mayo, en el Comité Olímpico Colombiano, manifestó que Colombia está entre los mejores del mundo. “El trabajo para la cita olímpica consiste en conocer las rivales”, afirma.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Ir al contenido