El invierno se nos vino encima

344 views
3 mins read

Estoy asombrado de la solidaridad de los huilenses, y digo asombrado en lo positivo, en lo favorable, en lo que debe ser, nunca en lo contrario.

Apenas sucedió lo que sucedió tras el aguacero tan tremendo que cayó en la cabecera de los ríos Las Ceibas y Río Frío, que ocasionó tremendas avalanchas que barrieron con lo que encontraron a su paso, los habitantes del departamento y en espacial de Neiva, iniciaron campañas por todos lados para apoyar a las familias afectadas por esta catástrofe invernal.

Por un lado y por otro corrieron empresas y personas de buenas fe a recoger comida, ropa, colchonetas, cobijas, zapatos, entre otras cosas para llevar a los damnificados del invierno; aquí no hubo sentimientos politiqueros ni nada por el estilo, todo fue solidaridad limpia e incondicional.

Me preocupa algo y creo que es la inquietud de muchas personas y es relacionado con la falta de previsión y prevención frente a estos hechos. He leído varias columnas de periódico, noticias relacionadas con estos hechos y escuchado opiniones de expertos que se han pronunciado y la verdad es que no se está haciendo mucho por prevenir estos acontecimientos tan tristes.

El llamado es para que las autoridades se pronuncien públicamente y digan realmente qué es lo que se está haciendo para mitigar los riesgos por posibles catástrofes naturales tales como terremotos, crecientes e inundaciones, pues muchas cosas se pueden evitar si se planifican acciones encaminadas a aminorar los efectos de dichos desastres.

Por otro lado, me gustaría saber cómo les está yendo con el agua de Neiva, ¿sí les está llegando?, ¿Cómo les está llegando?, ¿Están consumiendo de este líquido?, ¿Se sienten tranquilos consumiendo esta agua?

Escriban en mi muro en Facebook y expresen sus opiniones, lo cierto es que es importante pronunciarnos para corregir anomalías que se puedan presentar, el silencio hace parte de una aceptación o afirmación resignada frente a cosas, las expresiones populares hacen parte de un derecho consagrado en nuestra Constitución, bueno pues hagamos uso de éste.

Por: René Cantillo Álvarez – renedcantillo1@hotmail.com

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Ir al contenido