El Huila también debe ser digital

584 views
4 mins read

El mundo entero vive la cuarta revolución industrial; en Colombia, Medellín ha sido pionera en la iniciativa para la adopción de Políticas Públicas de Ciencia Tecnología e Innovación – CTi.

En el departamento llevamos dos décadas hablando de tecnología, conectividad e innovación; si bien nuestros avances en esta materia han dado algunos resultados, la verdad es que son bastante tímidos para el reto que nos compete como sociedad.

Varios miles de millones de pesos se han invertido en programas e iniciativas de conectividad, la cuales en su mayoría han quedado subutilizadas y sin presupuesto. Por ejemplo, de las 19 zonas WiFi que el gobierno nacional de la administración Santos financió en el departamento y que costaron más de 3.000 millones de pesos, poco son utilizadas y aprovechadas en la actualidad.

Como esta, muchas iniciativas de los gobiernos nacional y local, no han contribuido de manera sustancial a avanzar en materia de CTi, tal vez el sector privado es el escenario donde los esfuerzos particulares han permitido a las organizaciones avanzar de manera independiente en esta materia.

La falta de eficiencia en la administración pública está ligado a la subutilización de los recursos tecnológicos existentes, la carencia y lentitud en la adopción de herramientas tecnológicas modernas que le permitan prestar una mejor atención para ciudadanos e incluso para sus propios funcionarios.

Las entidades públicas en el departamento se caracterizan para tener “islas tecnológicas”, incluso al interior de ellas mismas, la interconexión y operatividad a nivel tecnológico entre entidades es casi inexistente, lo que en últimas se traduce en cientos de trámites engorrosos para usuarios y ciudadanos que deben ir de lado a lado de la ciudad y haciendo filas innecesarias, que ni siquiera la pandemia logró acabar.

El departamento y al menos las ciudades principales, Neiva, Pitalito, Garzón y La Plata, necesitan asumir un rol central en el diseño y ejecución de políticas de CTi, especialmente en aquellos contextos en los que se les ha conferido un alto grado de descentralización para generar eficiencia en la administración pública.

Si bien en el departamento el agro es el principal reglón de la economía, es un sector que debería ir de la mano con la ciencia, tecnología e innovación, si queremos ser más competitivos en el escenario nacional y mundial.

Estamos desaprovechando el potencial del talento humano con el que cuenta el departamento, ya que contamos con cinco programas en el área de ingeniería de sistemas y software, que ofrecen las universidades locales, más los programas tecnológicos que ofrece le SENA.

Mucho de ese talento humano no encuentra en el departamento la suficiente oferta laboral y muchos de ellos han migrado a otras ciudades e incluso a otros países.

El Huila también debe ser digital, se nos está pasando el tren y debemos subirnos ya, pero debemos hacerlo en conjunto, con una verdadera sinergia y compromiso entre el sector público, privado y la academia, una política pública en materia de CTi, es el punto de partida para que empecemos a generar no solo productividad, sino también oportunidades laborales y de emprendimiento a nuestros jóvenes en el sector de la economía con la más alta demanda laboral a nivel mundial.

Por: Óscar Emilio Antolínez – oscarantolinez@gmail.com
Twitter: @oscarantolinez

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Ir al contenido