El Huila Crece con una educación con derechos

El Huila Crece con una educación con derechos

La educación es un derecho fundamental de todos los seres humanos, el cual les permite adquirir conocimientos y alcanzar así una vida social plena. El acceso a la educación es vital para el desarrollo económico, social y cultural de todas las sociedades. Por su carácter de derecho habilitante, la educación es un instrumento poderoso que permite a los niños y adultos que se encuentran social y económicamente marginados, salir de la pobreza y participar plenamente en la vida de la comunidad.

Siempre he considerado y asegurado que el puente que permite superar la brecha existente entre un estado de carencias a una situación mucho más favorable, generándose una migración económica, social y cultural, es precisamente el viaducto de la educación.

Pero debemos entender dos temas sumamente importantes y la diferencia existente entre ellos. Uno es el “Derecho a la Educación”, el cual está comprendido en la Constitución Política de Colombia en su artículo 67, el cual expresa en sus primeras líneas que “La educación es un derecho de la persona y un servicio público que tiene una función social; con ella se busca el acceso al conocimiento, a la ciencia, a la técnica, y a los demás bienes y valores de la cultura.

La educación formará al colombiano en el respeto a los derechos humanos, a la paz y a la democracia; y en la práctica del trabajo y la recreación, para el mejoramiento cultural, científico, tecnológico y para la protección del ambiente”.

El otro es el de una “Educación con Derechos”, es decir, en la que no es suficiente tener un minúsculo y en ocasiones deteriorado establecimiento educativo en la vereda más apartada del territorio, con una o dos personas que, por necesidad laboral, más que por vocación docente, se desplazan en medio de muchos apuros a estos sitios apartados a fungir como educadores, superando dificultades de vivienda, alimentación, comunicación, movilidad y seguridad, entre otros.

Una “Educación con Derechos” es aquella en la que se dota de herramientas suficientes tanto a profesores como alumnos, para poder desarrollar un ejercicio académico digno, eficiente y eficaz, logrando impulsar procesos que permitan construir esos puentes a los que hago mención inicialmente.

En diálogo sostenido con el Secretario de Educación del departamento del Huila Luis Alfredo Ortiz Tovar, abordamos algunos temas relacionados con lo que se plantea en este escrito y me sorprendió gratamente, primero que estemos tan conectados y de acuerdo con los asuntos que se han abordado desde la gobernación del Huila en cabeza del ingeniero Luis Enrique Dussán López; y segundo, que le estén dando tanta prelación a la educación con calidad.

Algo para destacar, además, es la preponderancia que se le ha dado a la educación rural, entendiendo con esto que la ruralidad es un tema transversal en el presente gobierno, por ello que cada secretaría la tenga como punto primordial a abordar desde su enfoque.

Me expresaba el doctor Ortiz Tovar, que en cuanto al tema de educación rural existe una deuda histórica muy grande (En la zona rural del departamento del Huila funcionan alrededor de 1.100 escuelas), no solo en lo que tiene que ver con la infraestructura sino en temas de cualificación docente, conectividad, agua potable, entre otros asuntos primordiales; y precisamente, identificada esta situación, por orientación del gobernador Luis Enrique Dussán, se ha buscado como propósito esencial, mejorar las condiciones para los educadores y los educandos, logrando optimizar así la calidad educativa, convirtiéndola realmente en el canal mediante el cual se pueda avanzar y progresar, teniendo como fuente o recurso la educación.

Es mucho lo que se viene haciendo en favor de la comunidad educativa y también es mucho lo que hay por hacer, pero lo realmente importante es que se están desarrollando significativas acciones encaminadas a garantizar este derecho fundamental de la mejor manera, y mientras los objetivos sean claros y exista el interés, todas las metas podrán lograrse satisfactoriamente.

Cierro esta columna de opinión con la siguiente frase inmortal de Aristóteles: “La educación es un ornamento en la prosperidad y un refugio en la adversidad”, y la complemento con la famosa expresión emitida por Nelson Mandela que dice: “La educación es el arma más poderosa que puedes usar para cambiar el mundo”.

Por: Hugo Fernando Cabrera – hfco72@gmail.com
Twitter: @Hufercao04

TSM Noticias
ADMINISTRATOR
PROFILE
Ir al contenido