El hombre competitivo y el pensamiento constructivo

632 views
4 mins read

Hugo Fernando Cabrera OchoaAprender a pensar y reflexionar es una tarea que debemos proponerlos en la vida para tener la oportunidad de trascender en ella. Lograr generar ideas creativas que permitan innovar, inventar o transformar, es un don con el que el hombre no necesariamente nace, pero que sí puede llegar a desarrollar con base en la práctica y el ejercicio mismo.

En el libro “Historia y Evolución del Pensamiento Científico” del autor Ramón Ruíz Limón, se define pensar como una actividad que realizamos de manera natural y espontánea, cada instante, cada día, todos los seres humanos de todo el mundo durante nuestra estancia efímera y pasajera en este planeta tierra.

El pensamiento se define como la derivación mental de elementos mentales (pensamiento) a partir de las percepciones y como la manipulación y la combinación de estos pensamientos. Al pensamiento en general se le denomina algunas veces cognición. A los procesos del pensamiento se les llama, a veces, procesos cognoscitivos, y a los pensamientos se les llama cogniciones (del latín cogito, que significa «pienso»; de donde proviene también «cogitar»).

El término «pensar» abarca actividades mentales ordenadas y desordenadas, y describe las cogniciones que tienen lugar durante el juicio, la elección, la resolución de problemas, la originalidad, la creatividad, la fantasía y los sueños.

Dada la capacidad mental desarrollada por los seres humanos en todo su proceso evolutivo se ha podido experimentar que muchas mentes han conducido a algunos hombres a construir pero a otros a destruir, es el caso de Mahatma Gandhi y Adolfo Hitler, o cualquier otro ejemplo que puedan imaginar.

Con seguridad ambas mentes fueron muy brillantes y generaron ideas importantes, pero una fue utilizada para la búsqueda de la paz y las otras para destruir y arrasar.

De allí que nazca la necesidad de forjar en las personas un pensamiento constructivo, un pensamiento que provenga de mentes pertenecientes a líderes positivos que generen ideas que permitan forjar nuevos conocimientos, inventar, innovar y emprender.

El pensamiento constructivo es aquel que nos permite transitar por la vida equivocándonos lo menos posible, pues sacamos sabiduría de nuestras experiencias; es el que nos permite ver las dificultades que presenta llegar a la meta propuesta y evaluar las mejores alternativas para lograrlo. Es un pensamiento flexible, experiencial, no sujeto a reglas lógicas sino más bien intuitivas.

Es un pensamiento positivo, que aspira a lograr los máximos resultados pero no con un optimismo ingenuo, sino reconociendo los límites de sus posibilidades, y sacando el mayor provecho de cuanto pueda lograrse.

Al hablar de hombre competitivo, hago referencia al ser humano que piensa, razona y con base en estas facultades busca soluciones a sus necesidades y deseos, así como también escruta la manera de hacer más fácil su existencia.

Por: Hugo Fernando Cabrera Ochoa – hfco72@gmail.com

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Ir al contenido