El fin no justifica los medios: Señor Presidente Iván Duque Márquez

El fin no justifica los medios: Señor Presidente Iván Duque Márquez

Señor Presidente IVÁN DUQUE MÁRQUEZ, el 27 de mayo de los corrientes por medio de un comunicado de la Embajada de Estados Unidos y del Ministerio de Defensa, nos dimos por enterados de la “llegada al país de una brigada norteamericana de Asistencia de Fuerza de Seguridad (SFAB por sus siglas en inglés), que viene para ayudar a Colombia en su lucha contra narcóticos”. Situación que se considera loable dado el grave aumento de la producción de cultivos ilícitos del país, por lo que toda ayuda bienvenidas a fin de luchar contra este flagelo.

Sin embargo, señor presidente debo advertir mi profunda discrepancia con la decisión de gobierno pues, el fin no justifica los medios, y por ello quiero invitarlo a que respete la Constitución Política que usted juró defender, y agote los procedimientos establecidos en nuestro orden institucional para que se autorice el ingreso de tropas extranjeras a nuestro territorio y ante todo, se venere la soberanía nacional y el Estado de Derecho.

La Constitución Política de Colombia es clara en señalar en su artículo 173-4 sobre las competencias que tienen el Senado de la República de “permitir el tránsito de tropas extranjeras por el territorio de la República”.

En igual sentido, el artículo 189 establece, como función presidencial extraordinaria, la de “permitir, en receso del Senado, previo dictamen del Consejo de Estado, el tránsito de tropas extranjeras por el territorio de la República”. Por su parte, el artículo 237-3: establece que “En los casos de tránsito de tropas extranjeras por el territorio nacional, de estación o tránsito de buques o aeronaves extranjeros de guerra, en aguas o en territorio o en espacio aéreo de la Nación, el gobierno debe oír previamente al Consejo de Estado”.

De esta forma, Señor Presidente de la República, no es entendible dada su investidura de ser el garante principal de la Constitución Política y dado el equipo jurídico de expertos que lo rodean, como le permiten violentar el orden institucional y no acudir a los procedimientos establecidos en nuestra constitución para proceder, si a bien lo tiene, a recibir apoyo de países extranjeros para la lucha contra el narcotráfico.

Ahora bien, sea esta la oportunidad Señor Presidente para recordarle que el Acuerdo de paz, a pesar de saber que no lo comparte, trae unas formulas muy interesantes sobre cómo hacer frente a este flagelo y que tal vez, si usted pensara en nuestro país y no en el partido, ni en los egos de una parte del mismo, sino como un hombre de Estado, advertiría que la sustitución voluntaria de dichos cultivos “mediante la transformación de las condiciones territoriales de las zonas afectadas y la generación de condiciones de bienestar para la comunidad en general, sobre todo para quienes derivan”, así como atender el problema como un asunto de salud pública, y como una corresponsabilidad directa de quienes la consumen, que dicho sea de paso es precisamente EE.UU., lograríamos de forma mucho más efectiva acabar con este flagelo.

Por: Alfredo Vargas Ortíz – alfredo.vargas@usco.edu.co
Twitter: @Alfredovargaso
Ph. D, M.D Universidad Nacional de Colombia, Docente Facultad de Ciencias Jurídicas y Políticas, Director Grupo de Investigación Derecho Internacional y Paz.

TSM Noticias
ADMINISTRATOR
PROFILE