Dios los hace y ellos se juntan

456 views
3 mins read

“De todo hay en la viña del Señor” dijo fray Hortensio de Paravicino en 1624, para señalar que en todo viñedo hay frutos buenos que sirven para la cosecha, otros que no maduran o se pasman y otros que se caen y se pudren.

Quiero traer a colación esta hermosa frase que además nos permite comprender que nuestro Señor es un Dios de todos y para todos, y en su reino podemos encontrar personas buenas dispuestas a servir e individuos protervos con intenciones de actuar mal y que particularmente y generalmente éstos se atraen entre sí.

Otro popular dicho, que no tiene un origen particular, ni un autor como tal,  nos dice que “Una manzana podrida pudre a las demás” determinando que si uno permite que un fruto en buen estado se coloque cerca a uno en descomposición éste acelera su proceso de deterioro y se pierde también. Así somos los seres humanos, por ello la sabia frase que nos dice “Mira con quién andas y te diré quién eres”, pues es muy cierto que si tomas del agua contaminada tendrás dolores abdominales.

Pasa en la vida con regularidad y es parte de la experiencia de muchos u objeto del análisis y observación de otros, pero no deja de ser parte del existir de los seres humanos como miembros de una sociedad diversa.

He advertido con admiración dos situaciones bastante particulares en cuanto al tema político. En los últimos días se han venido dando adhesiones y apoyos de personas, partidos y movimientos a candidatos a cargos ejecutivos de suma preponderancia para los opitas y he notado que en uno de los casos han venido llegando personas de dudosa moral y gris proceder en su ejercicio político, con quienes los aspirantes han salido orgullosos en las páginas de los periódicos levantando la mano sin importar el daño que hayan podido causar a esta ciudad, me refiero a Neiva, o a nuestro departamento, lo cual muestra verdaderamente sus intenciones, pues bien dice la frase expuesta en el título de esta columna.

La otra es la de un candidato que se mantiene firme en su postura ética y moral y su deseo de gobernar esta ciudad con honestidad y transparencia, generando un verdadero cambio político, económico y social, lejos de la politiquería que ha desangrado las arcas del erario público y que ha interrumpido un franco desarrollo para esta importante localidad surcolombiana.

En manos del pueblo está el cambio que tanto hemos esperado, por ello debemos analizar muy bien quién es la persona idónea para orientar los destinos de nuestra amada ciudad de Neiva.

Por: Hugo Fernando Cabrera Ochoa

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Ir al contenido