Día internacional del Cáncer Infantil: en Colombia, 2.500 menores son diagnosticados cada año

741 views
6 mins read

En Colombia, la detección y el tratamiento temprano han contribuido a aumentar la tasa de supervivencia de los niños con cáncer del 40 % al 61 % en las últimas dos décadas.

El cáncer es una patología que puede afectar a personas de todas las edades, incluyendo a los niños. Con motivo del Día Internacional del Cáncer Infantil, que se celebra el 15 de febrero, es crucial crear conciencia sobre esta enfermedad y su impacto en la población más vulnerable. En Colombia, alrededor de 2.500 menores de 18 años son diagnosticados con cáncer cada año, de acuerdo con el Ministerio de Salud y Protección Social (MinSalud).

Según Compensar EPS, solo en el año 2023 se registraron un total de 40 130 pacientes activos con cáncer, de los cuales 565 son menores de edad. Por otra parte, conforme a lo estipulado por el Instituto Nacional de Salud (INS), en el país, el tipo de cáncer más común en niños es la leucemia, que representa el 38.9 % de todos los casos, seguido de los tumores del sistema nervioso central (14.4 %), los linfomas y neoplasias reticuloendoteliales (12.1 %), y los tumores óseos malignos (5.5 %).

Bajo este contexto, es importante mencionar que el cáncer infantil representa una de las principales causas de mortalidad entre niños y adolescentes a nivel global. Sin embargo, en Colombia, se observa un panorama alentador.

De acuerdo con el MinSalud, la mortalidad por cáncer infantil ha disminuido de 4.7 fallecimientos por cada 100 000 habitantes menores en 2005 a 4.13 fallecimientos por cada 100 000 habitantes menores en 2020. Este progreso se atribuye al fortalecimiento de los programas de diagnóstico y tratamiento oportuno, factores que también han contribuido a aumentar la tasa de supervivencia de los pacientes, pasando del 40 % al 61 %.

De acuerdo con Laura Bernal, Gerente de Oncología de Compensar, “la detección temprana de los signos de alerta en el cáncer infantil es crucial para obtener un tratamiento potencialmente exitoso. Algunos de los síntomas más comunes incluyen la aparición de masas o bultos anormales en cualquier parte del cuerpo, la pérdida de peso inexplicable, la persistencia de fiebre, tos o falta de aire, la fatiga extrema y los cambios en los hábitos alimenticios y de sueño”.

Recomendaciones para tratar el cáncer en niños

Si bien el tratamiento del cáncer infantil varía según el tipo específico de cáncer, la etapa de la enfermedad y las características individuales del paciente, existen recomendaciones generales que pueden proporcionar orientación a los padres y acudientes para controlar y mitigar los efectos adversos de esta patología.

Así las cosas, la Dra. Laura Bernal comparte las ocho principales pautas que pueden facilitar un panorama esperanzador para los más pequeños:

  • Equipo multidisciplinario: Es fundamental que el paciente sea tratado por un equipo médico multidisciplinario que incluya oncólogos pediátricos, cirujanos pediátricos, radioterapeutas, enfermeras especializadas y otros profesionales de la salud.
  • Quimioterapia: La quimioterapia es uno de los tratamientos más comunes para el cáncer infantil y se utiliza para destruir las células cancerosas en todo el cuerpo.
  • Radioterapia: La radioterapia se utiliza en algunos casos para tratar tumores sólidos y puede ser administrada antes o después de la cirugía o la quimioterapia.
  • Cirugía: En muchos casos, se realiza cirugía para extirpar el tumor. La cirugía también puede ser necesaria para tomar una muestra del tumor para el diagnóstico.
  • Terapia dirigida: Algunos tipos de cáncer infantil pueden ser tratados con terapias dirigidas que atacan específicamente las células cancerosas sin dañar las células sanas.
  • Inmunoterapia: Esta terapia utiliza el sistema inmunológico del paciente para combatir el cáncer y puede ser efectiva en ciertos tipos de cáncer infantil.
  • Apoyo emocional y psicológico: Es importante brindar apoyo emocional y psicológico tanto al niño afectado como a su familia durante todo el proceso de tratamiento.
  • Seguimiento y cuidados a largo plazo: Después del tratamiento, es crucial un seguimiento regular para monitorear cualquier signo de recurrencia o efectos secundarios a largo plazo del tratamiento.

“El tratamiento del cáncer infantil requiere un enfoque integral y compasivo que aborde las necesidades médicas, emocionales y psicológicas del niño y su familia. A través de la colaboración entre profesionales de la salud, organizaciones de apoyo y la comunidad en general, es posible brindarles apoyo y motivación a los niños afectados por esta enfermedad”, puntualizó la Gerente de Oncología de Compensar.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Ir al contenido