De la provincia a las grandes ligas

De la provincia a las grandes ligas

Debo decir abiertamente que la vida ha sido muy generosa conmigo en todo, pero por sobre todas las cosas por las personas que he conocido a lo largo de mis días, desde que llegué al mundo.

No voy a hablar de mis padres,  hermanos, compañera de vida, o hijos, porque eso me haría sentir aún mucho más bendecido y esa es otra historia maravillosa; tampoco voy a hacer un listado de amigos valiosos, pues eso me llevaría muchas líneas.

Voy a hablar hoy de una de ellas, se trata del científico Luis Orlando Castro Cabrera, un suaceño de alpargatas, como él mismo lo expresa, con una humildad admirable.

Al doctor Luis Orlando lo conocí en La Tertulia El Botalón, un espacio de opinión, diálogo y discusión, sumamente interesante, en donde se abordan semanalmente diferentes temáticas de gran preponderancia en el ámbito regional, nacional e incluso internacional, la cual convoca a personas de diversos pensamientos y disciplina académica, todas de un peso experiencial e intelectual sumamente destacado.

Este exitoso paisano huilense, quien actualmente vive en ciudad de México, se graduó como doctorado en biofísica de la Nasa cuando apenas tenía 21 años de edad, lo que le permitió ser profesor titular de la Universidad de Nueva York, siendo increíblemente joven.

En el trasegar por su extensa vida científica, se ha interesado mucho por mejorar las condiciones de producción de alimentos, a través de lograr generar ambientes óptimos para conseguirlo, sin afectar el medio ambiente, sino por el contrario, garantizando la sostenibilidad y sustentabilidad ambiental.

Es un ser humano admirable, interesado en aportarle a la humanidad, generoso en cuanto a su deseo de compartir sus saberes y experiencias, sencillo, modesto y buena persona.

Como pueden ver o leer, tenemos muchas más razones para sentirnos orgullosos de haber nacido en esta fructífera tierra de promisión.

Cierro con la siguiente frase de Jean de Gerson, “Al final, no os preguntarán qué habéis sabido, sino qué habéis hecho”.

Por: Hugo Fernando Cabrera – hfco72@gmail.com
Twitter: @Hufercao04





Ir al contenido