Cuatro empresas que impactan positivamente la vida de comunidades en entornos difíciles recibieron el Premio Emprender Paz 2023

1083 views
8 mins read

Los ganadores son Selva Nevada, Asoseynekun, Arrocera La Esmeralda y SOY TEC 4.0 de la Fundación Promigas, empresas que mejoran la calidad de vida de las comunidades en regiones alejadas y desafiantes.

281 productores de frutas exóticas, 250 pequeños productores Arhuacos y campesinos del Cesar, 730 pequeños productores de arroz en Valle del Cauca y Cauca y 177 jóvenes en situación de alta vulnerabilidad son los principales beneficiarios de estas iniciativas empresariales en diferentes regiones del país.

El Premio Emprender Paz, liderado por Fundación Grupo Social, anunció a las cuatro empresas que se destacan por su poder transformador en poblaciones afectadas por la exclusión y la violencia, al liderar iniciativas que generan progreso, desarrollo y oportunidades en diferentes regiones de Colombia.

Durante 16 años este galardón ha reconocido empresas de todos los tamaños y de diversos sectores que se esfuerzan y brindan nuevas oportunidades a comunidades en entornos desafiantes. Este año, las 85 iniciativas empresariales que se postularon beneficiaron a más de 177 mil personas en todo el territorio nacional, lo cual, es evidencia de la capacidad del sector privado para generar desarrollo social.

Las cuatro empresas ganadoras se destacan por su impacto y poder de transformación en comunidades. En concreto, ellas trabajan con agricultores que producen pulpa de fruta en los departamentos Caquetá, Putumayo, Amazonas, Nariño, Chocó y Sucre; campesinos del Cesar y productores Arhuacos de café, cacao y miel; agricultores de arroz del Cauca y Valle del Cauca.; y, jóvenes del departamento del Cauca, que han encontrado nuevos proyectos de vida, trabajando con la industria energética.

«Las iniciativas ganadoras nos demuestran que es posible llevar a cabo negocios en regiones desafiantes del país. Destacamos que todas las empresas postuladas impulsan la transformación y progreso social de los territorios al proporcionar empleo, fortalecer proveedores, desarrollar productos y servicios que satisfacen necesidades concretas y brindan nuevas oportunidades de crecimiento. Nos sentimos muy felices de ver que año tras año más empresas de diversos tamaños y sectores evidencian su compromiso con la construcción de un mejor país para todos», expresó Liliana Hernández, directora del Premio Emprender Paz.

El primer lugar fue otorgado a Selva Nevada, una empresa que comercializa helados y pulpas de frutos colombianos como camu camu, copoazu, azaí, corozo y vainilla silvestre. Gracias a su iniciativa para el uso sostenible del bosque impulsa la elaboración de alimentos a partir de frutos no maderables, generando ingresos y empleo para las comunidades que les proveen sus insumos desde los departamentos de Caquetá, Putumayo, Amazonas, Nariño, Chocó y Sucre, impactando significativamente las zonas rurales y contribuyendo a combatir la deforestación y la pobreza rural.


Selva Nevada compra más de 100 toneladas de pulpa al año a 11 asociaciones de agricultores, que incluyen a 281 productores de frutas exóticas y cubren 10.000 hectáreas.

Asoseynekun, la Asociación de Familias Productoras Indígenas se destaca por su firme compromiso con el progreso de más de 250 pequeños productores Arhuacos y campesinos del Cesar y se llevó el segundo lugar del Premio. Su propósito se centra en fomentar la producción y comercialización de café, cacao y caña de azúcar, mediante un centro de acopio en Pueblo Bello, Cesar.

Actualmente cuentan con los permisos para realizar exportaciones directas a sus clientes como Expocafé, Cacao Hunters, Almacafé, Colors of Nature y Nutresa, así mismo son además clientes aliados para llevar sus productos a países como Alemania, Canadá, Estados Unidos o Japón.

En tercer lugar, quedó Arrocera La Esmeralda y su marca de arroz Blanquita, una empresa de Jamundí, Valle del Cauca, destacada por su agroindustria molinera de arroz y por su enfoque holístico que abarca la transferencia de tecnología, formación técnica y la financiación de maquinaria a los agricultores proveedores, así como la semilla certificada, brindando oportunidades sostenibles y educación especializada en este cultivo a través de su programa “Unidos por el arroz.

La arrocera trabaja de la mano y fortalece a más de 700 pequeños agricultores de arroz en el norte del Valle del Cauca, Jamundí, Villa Paz, Quinamayó, San Rafael, y en el norte del Cauca en Caloto, Santander de Quilichao y El Patía.

«SOY TEC 4.0«, de la Fundación Promigas es un programa de formación técnico laboral implementado en instalaciones eléctricas industriales que suministran energía en la mayor parte de municipios del Cauca, en medio de condiciones desafiantes de violencia y presencia de grupos armados, es el ganador del cuarto lugar. La iniciativa ha permitido resolver un problema del negocio relacionado con la dificultad para encontrar personal capacitado para operar y mantener las redes eléctricas, a la vez que ha beneficiado a la fecha a 177 jóvenes en situación de alta vulnerabilidad en el departamento del Cauca.

Así han logrado contribuir significativamente al desarrollo social de la región, gracias a proyectos de infraestructura especializada como un laboratorio eléctrico, un campus de media y baja tensión, así como una granja solar a escala para capacitar a técnicos en el mantenimiento de redes eléctricas y sistemas fotovoltaicos.

El Premio Emprender Paz, iniciativa liderada por Fundación Grupo Social con el apoyo de la Embajada de Suecia, Fundación Konrad Adenauer Stiftung y Fundación Ayuda en Acción, ha recibido más de 1.000 postulaciones de empresas y organizaciones, abarcando diversos tamaños y sectores, durante sus 16 ediciones. Su propósito continuará enfocándose en identificar, reconocer y visibilizar experiencias empresariales sostenibles que contribuyen a conectar comunidades en Colombia con oportunidades económicas y generan progreso a poblaciones vulnerables.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Ir al contenido