Concentración y creatividad al colorear no es solo cuestión de niños

Concentración y creatividad al colorear no es solo cuestión de niños

Todos fuimos niños y vivimos instantes en los que la imaginación de infantes nos conducía por diversos lugares, situaciones y momentos; momentos en que los pensamientos nos permitían en un mundo de colores crear diversos paisajes alejados de preocupaciones, problemas y adversidades de la vida.

Si bien es cierto muchos ya dejaron de ser infantes por el paso del tiempo, aun es hora de que reviva y se devuelva años atrás a través de colorear para reactivar la creatividad que durante esos años tuvo.

Esto es, que colorear no es solo cuestión de niños, pues a través de los colores los adultos también pueden hablar un nuevo lenguaje con el que muy seguramente transmitan y recuerden viejos instantes en los que quizá con los hermanos, primos y vecinos entraban en discusión al pelearse por un color verde, un rojo, un café o un ocre para pintar, crear, recrear e imaginar lo que en ese momento la imaginación de niños les permitía.

Hoy, para los adultos el colorear es también un buen distractor, permite concentrarse y crear diversidad de momentos para olvidarse de los problemas, del estrés, de los inconvenientes y obstáculos que la vida de mayores trae.

Tal como lo sostienen expertos de Prismacolor y Paper Mate Magicolor, colorear no es solo cuestión de niños porque si los adultos adquieren la costumbre pueden adquirir mayor concentración, reducir el estrés y socializar con otras personas de su entorno familiar.

Estudios revelan que colorear así sea algo elemental, permite al cerebro enfocarse y hacer uso de habilidades motoras necesarias para desarrollar movimientos precisos que ayudan a mejorar la memoria y la capacidad de reflexión.

Colorear, dibujar, pintar o hacer cualquier invento con una paleta de colores, permite igualmente olvidarse por momentos de problemas que aquejan diariamente y hace que mediante los colores la imaginación se vuelque en ofrecer una vida mas agradable, mas plácida, de mayor sosiego y que produzca tranquilidad.

Un trazo, un rayón, una pincelada, dibujar un paisaje, un edificio o lo que la imaginación traiga al momento de hacerlo, permiten del mismo modo reflejar o plasmar lo que se quiere comunicar. Colorear es una nueva forma de decir, de manifestar, de expresar y de sacar a flote dificultades, contratiempos e intolerancias sin molestar a nadie porque brinda en menor o mayor medida control emocional.

Ahora con el miedo a salir de casa por el contagio del corona virus, es momento de que en unión de la familia se divierta dibujando y que todos se expresen indistintamente disfrutando del mejor espacio y las relaciones de los padres con los hijos, o del esposo con su pareja y así lograr un ambiente sano, de esparcimiento en el hogar y olvidándose de tantos malos momentos que a diario la vida pone en el camino y evitar refugiarse en el mundo digital y de las redes sociales.

Si dibuja bien o si dibuja mal no interesa. Si no le sale ninguna inspiración para pintar, no importa. Aproveche para colorear lo que el pensamiento le permita, disfrute de lo que la creatividad le permita, concéntrese y seguramente que muchos lugares y situaciones llegaran a la memoria para manifestar algo que muy seguramente no ha podido decir con palabras.

Por: Milton René Losada G. – TSM Noticias Bogotá

TSM Noticias
ADMINISTRATOR
PROFILE