¡Comiendo Achiras!

503 views
3 mins read

En un pequeño recorrido realizado por nuestro departamento, se nota la urgencia por mejorar la malla vial de los principales corredores que nos conducen a espectaculares sitios para propios y visitantes.

Es deplorable como se encuentra la carretera de Villavieja, ya muchos ciudadanos han hecho las denuncias a través de las redes sociales, a ver si de pronto le aparece doliente a esta necesidad, mientras miles de visitantes al desierto experimentan la trocha que hay que atravesar para llegar hasta este mágico sitio.

La necesidad de hacer un llamado al gobierno nacional y departamental para la intervención en diferentes corredores viales del departamento para así mejorar la cara a los accesos turísticos.

En Yaguará se presentaba la misma problemática, pero con paños de agua tibia han venido mejorando la malla vial; es de anotar la gran apuesta que hace el candidato presidencial Germán Vargas Lleras, el cual tiene una propuesta muy bien estructurada en materia de turismo.

En la pasada visita al Huila tuve la oportunidad de escucharlo y se refirió al tema que está de moda, con lo que ha sucedido con la concesión de Aliadas y el llamado que hace el candidato es que lo mejor que puede pasar es que se declare la caducidad de ese contrato, pues para mí es un gran acierto porque pasa el tiempo y nada de nada.

La perla:

En este caso fue por parte de la administración municipal, pues en semanas pasadas, el concejal Juan Carlos Ramón realizó un debate para evaluar la economía en la ciudad, y grabe denuncia la que realizó el cabildante que ya se han gastado más de cien millones de pesos en materia de publicidad para impulsar la “Ruta del Achira” que solo existe en el papel.

El acucioso concejal constató personalmente los lugares de esta gran anunciada ruta y gran sorpresa al descubrir que no existe nada. ¿Dónde estarán los órganos de control? Menos mal Juan Carlos no invitó a comer achiras porque de donde si no hay ni para la harina.

Hay que apostarles a grandes proyectos, pero también hay que mejorar sus entornos para que los turistas puedan disfrutar estos sitios, pues no me imagino comiendo achiras, o disfrutando un delicioso jugo de Cholupa, mezclado con el olor putrefacto de las aguas negras que se arrojan al río Magdalena.

Por: Camilo Barbosa Jiménez – cristianbarbosa92@gmail.com
Twitter: @camilobarbosa92

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Ir al contenido