¡Colombia tiene la palabra!

¡Colombia tiene la palabra!

La oligarquía temeraria que ante la evidencia e inminencia del triunfo de un pueblo humillado por la pobreza y violencia, al sentir pasos de “animal grande”, convocan: hechiceros, espíritus malignos, demonios como JJ Rendón, para que los salve del tsunami que se aproxima.

Cada uno de los candidatos a puesto sobre la mesa su propuesta política. Los electores  saben qué intereses representará cada aspirante en el evento que sea elegido como primer mandatario de la Nación. Vargas Lleras e Iván Duque representan el continuismo.

El primero el de Santos. Y el segundo el de Uribe. Los dos vienen de diferentes castas oligárquicas, con mañas similares. Ambos representan el gran capital, sus prácticas excluyentes, retardatarias y corruptas.

En la otra orilla están: De la Calle Lombana, Fajardo y Petro. De la Calle es un gran hombre, a quien Colombia le debe gran parte del logro e n los acuerdos de paz entre el gobierno y las Farc. Para De la Calle cargar con el rótulo de un partido Liberal cansado, con un jefe como: Cesar Gaviria, que  tiene muchos contradictores y pocos amigos, lo aleja de las posibilidades de una segunda vuelta.

Fajardo, es el aspirante que goza de la mejor imagen entre los candidatos. Empezó ganando las encuestas y se ha ido rezagando  en razón a su falta de contundencia en diversos temas de gran trascendencia. Su opción de segunda vuelta aún no se descarta. Petro es el aspirante que no ha parado de subir en las encuestas. Es el que llena plazas, con diversas propuestas innovadoras y viables. Dicho por los expertos.

Desde hace tres décadas el pueblo, pueblo no tenía una opción real de elegir como su Presidente a un líder democrático y popular, intérprete de los grandes cambios que el país reclama, incluyendo no robarse el erario público.

Fajardo y Petro hoy representan una opción real para cambiar la historia de Colombia. Ya lo hicieron: Fajardo como alcalde de Medellín y como gobernador de Antioquia. Petro como Senador y como alcalde de Bogotá.

Jamás en la historia, en campañas presidenciales en Colombia, un candidato  había puesto sobre la mesa temas trascendentales como: el cambio climático, pasar de la economía extractiva a la de agroindustria, tumbar las perversas E.P.S, gratuidad para la educación, incluida la superior para los estratos 1, 2 y 3. Colombia tiene la palabra: seguimos con los mismos, o damos el salto al cambio.

Por: Miguel Rodríguez Hortúa – miguel.rh12@hotmail.com
Twitter: @miguel_rh12



Ir al contenido