Código de Policía y Campañas Políticas

531 views
5 mins read

El país se prepara para elegir a los nuevos integrantes del Congreso de la República, en las elecciones que se llevarán a cabo el próximo domingo 11 de Marzo del año en curso, fecha en la cual elegiremos a los nuevos Representantes a la Cámara y Senadores, en la democracia considerada por muchos, la más antigua de América Latina.

Pasadas estas elecciones, el domingo 27 de mayo, el pueblo elegirá al sucesor del Presidente Santos, quien gobernará al país por los próximos cuatro años y asumirá como Jefe de Estado y de Gobierno, suprema autoridad administrativa de Colombia y Jefe Supremo de las Fuerzas Armadas, además de ostentar el título de Gran Maestre de la Orden de Boyacá.

Esa es la razón por la cual nos encontramos viviendo un gran momento de efervescencia política en el país, en el cual las campañas políticas se encuentran al orden del día y en pleno furor, con candidatos de todas las corrientes de pensamiento,  todos los matices sociales y diferentes propuestas, empeñados todos en conquistar el esquivo voto de los ciudadanos.

Las campañas políticas conllevan el desarrollo de distintas actividades electorales: reuniones, bazares, bingos, debates, entrevistas y obviamente el despliegue publicitario del candidato en afiches, pendones, murales, pasacalles, periódicos, folletos, revistas, vehículos, vallas, gorras, camisetas, lapiceros, almanaques y cuanta superficie sirva para darlo a conocer. La mayoría de estas actividades tradicionalmente se realizan bajo los preceptos legales que nos venían rigiendo, es decir, el viejo Código Nacional de Policía hoy derogado (Decreto 1355 de 1970) y los reglamentos locales de policía.

Hoy las cosas son distintas y las campañas políticas tienen el reto de superar los obstáculos legales que le impone a dichas actividades el Nuevo Código Nacional de Policía y Convivencia contenido en la Ley 1801 de 2016, como por ejemplo la prohibición de fijar en espacio público propaganda, avisos o pasacalles, pancartas, pendones, vallas o banderolas, sin el debido permiso o incumpliendo las condiciones establecidas en la normatividad vigente (Art. 140 Num. 12); consumir bebidas alcohólicas en centros deportivos, parques y en general, en el espacio público (Art. 49 Par. 1º y Art. 140 Num. 7); perturbar o permitir que se afecte el sosiego con cualquier medio de producción de sonidos, dispositivos, accesorios o maquinaria que produzcan ruidos, desde bienes muebles o inmuebles (entiéndase perifoneo Art. 33 Num. 1º literal b); condiciones para la realización de actividades que involucren aglomeraciones de público complejas en escenarios habilitados y no habilitados, dentro de las cuales se destaca el pago de derechos de autor, el plan de emergencia, plan de manejo ambiental, análisis de riesgo de la estructura, seguros para los riesgos del evento y medidas sanitarias, entre otros requisitos (Art. 63); dejar aseado y reparar los daños materiales causados al espacio público con la realización del evento (Art. 50 y 51) y condiciones para la realización de manifestaciones públicas y pacificas en el espacio público (Art. 53 vigente hasta el 20 de Junio de 2019 Sent.C-223/2017 Corte Constitucional).

Por esta razón es muy importante que los equipos de las campañas políticas conozcan dicha normatividad y tramiten las respectivas autorizaciones y permisos excepcionales, ante los Alcaldes Municipales o sus delegados (Art. 205) según sea el caso; permiso para todo aquello que se encuentre prohibido (Art. 151) y autorización para aquello sujeto a condiciones (Art. 153), así se evita la imposición de multas y otras medidas correctivas establecidas en el nuevo ordenamiento de policía.

Por: José Ferney Ducuara Castro – josefeducuara@hotmail.com

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Ir al contenido