Cinco recomendaciones para cuidar su salud cardiovascular

206 views
7 mins read

Actualmente, alrededor de 244 millones de personas en el mundo viven con enfermedades coronarias. Sin embargo, se estima que hasta el 80% de los casos de enfermedades cardíacas se pueden prevenir.

Conocer la historia cardiaca familiar, controlar el colesterol, y realizar actividad física son algunas de las recomendaciones para que las personas puedan cuidar de su salud cardiovascular.

Las enfermedades cardiovasculares siguen siendo un reto en materia de salud pública para los países de la región de las Américas, al ser la principal causa de discapacidad y mortalidad.

Al respecto, se estima que alrededor de 244 millones de personas en el mundo viven con enfermedades coronarias[i], las cuales ocurren cuando las arterias se estrechan, provocando que llegue menos sangre y oxígeno al músculo cardíaco, y aumentando las probabilidades de un ataque cardíaco.

El cuidado de la salud cardiovascular es clave, pues hasta el 80% de los casos de enfermedades cardíacas son prevenibles[ii]. Por ejemplo, existen avances tecnológicos que han transformado el abordaje de esta problemática. Tal es el caso de dispositivos pequeños con sensores insertados bajo la piel del pecho, diseñados para dar seguimiento constante y en tiempo real del corazón para detectar e identificar síntomas, y así tomar decisiones médicas oportunas.

Bajo este contexto, el Dr. Álvaro Rojas, director médico de Abbott, comparte cinco recomendaciones para que todos los ciudadanos puedan cuidar de la salud del corazón:

  1. Conocer la historia cardiaca familiar:

Los diferentes tipos de enfermedades cardíacas y afecciones relacionadas, como el colesterol alto en la sangre, son, a menudo, hereditarios. Por ello, es importante consultar con padres, abuelos y tíos sus antecedentes familiares y en caso de identificar alguna alarma informar a su médico tratante.

Si bien comprobar esta información no siempre es fácil, ya sea por un seguimiento histórico inexistente o incluso por creencias culturales, tener esta conversación sobre la salud del corazón en la familia podría ayudar a tomar decisiones oportunas.

  1. Controlar los niveles de colesterol:

El colesterol es una sustancia grasa natural en la sangre y una gran medida para la salud del corazón. No todo el colesterol es malo. El HDL es el colesterol «bueno» y el no HDL (incluidos el LDL y los triglicéridos) es el conocido «malo«. Precisamente, es el nivel alto del colesterol malo el que hace que se acumulen depósitos de grasa en los vasos sanguíneos que pueden provocar problemas como un ataque cardíaco o un derrame cerebral.

Los niveles de colesterol no HDL son indicadores importantes de la salud general del corazón, por lo que es recomendable controlarlos. Incluso, investigaciones recientes demuestran que los niveles de colesterol y triglicéridos podrían ayudar a predecir el riesgo de demencia[iii], por lo que es un área de creciente interés.

  1. Ser activo:

El ejercicio ayuda a desarrollar músculos fuertes y el corazón no es la excepción. Ser activo y hacer ejercicio mejora la capacidad del corazón para bombear sangre por el cuerpo. Al mismo tiempo, el ejercicio ayuda a elevar los niveles de colesterol bueno que ayuda a eliminar la grasa de las arterias.

Idealmente, la mayoría de las personas deberían hacer 30 minutos de actividad física al día, al menos, cinco días a la semana. Estos ejercicios incluyen caminar a paso ligero, correr, nadar, andar en bicicleta, jugar tenis y saltar la cuerda. Para las personas que tienen menos movilidad, caminar es beneficioso o, si no es posible, existen ejercicios sentados para mantener en movimiento la parte superior del cuerpo. Las actividades cotidianas, como hacer las tareas del hogar, trabajar en el jardín o jugar con sus hijos o nietos, también pueden ser de beneficio.

  1. Consumir una dieta para el corazón:

Los alimentos grasos, especialmente los que contienen “grasa saturada”, son un factor de riesgo para los niveles altos de colesterol. Por eso es clave tratar de reducir el consumo de carnes grasas, mantequilla y queso.

Por el contrario, hay muchos alimentos que son saludables para el corazón, incluidas verduras, legumbres, frutas, nueces, semillas y cereales integrales; todos ellos llenos de nutrientes para el corazón. El pollo, el pescado y las carnes rojas magras también son fuentes saludables de proteínas y bajas en grasas saturadas. Tener una dieta saludable mejora la salud general, ayuda a reducir la presión arterial y mantiene un peso saludable.

Otras formas de mejorar la salud del corazón incluyen dejar de fumar, reducir o dejar el alcohol, reducir los niveles de estrés y dormir bien por la noche con regularidad.

  1. Obtener la atención necesaria de forma oportuna:

Ante cualquier inquietud, consulte a su médico para actuar de forma temprana. “Nunca es demasiado temprano para cuidar su corazón”, señaló el Dr. Rojas.

A menudo existe la percepción de que las enfermedades cardíacas son principalmente un problema masculino, pero también son la principal causa de muerte entre las mujeres. Si bien las mujeres en general tienen un riesgo menor de sufrir enfermedades cardíacas antes de la menopausia, los cambios hormonales que ocurren durante la menopausia pueden conllevar un mayor riesgo en forma de presión arterial y niveles de colesterol más altos[iv]. Por eso es importante ser consciente de la salud de su corazón en cada etapa de la vida”, agregó.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Ir al contenido