Chikunguña: muertes que pudimos prevenir

364 views
4 mins read

El Chikunguña, una enfermedad endémica en países del sudeste de Asia, África, Oceanía, y últimamente presente en América, es una entidad caracterizada principalmente por fiebre alta y dolores articulares. Si bien la mayor parte de los casos mejoran espontáneamente y no generan mayores secuelas, existe una población de riesgo como personas mayores, niños, mujeres en embarazo y aquellas con enfermedades asociadas, en  quienes la enfermedad los puede llevar a la muerte, o dejar secuelas permanentes como dolores articulares, que limitan la actividad normal.

Debemos entender que se trata entonces de una enfermedad que implica un riesgo cierto de muerte. Según el último reporte de mortalidad por Chukunguña , publicado en el boletín Epidemiológico del Ministerio de Salud, del 27 de abril de los corrientes, en Colombia se habían notificado 43 muertes por el virus. En el Huila el informe mostró tres muertes a causa de esta penosa y dolorosa enfermedad, que ha afectado a gran parte de los habitantes de este territorio, sin distingo alguno. El Chikunguña, una enfermedad  transmitida por un vector, el mosquito Aedes aegypti,  ha logrado generar hoy en día, una verdadera emergencia sanitaria en el país.

Debido a la ausencia de un tratamiento específico y de una vacuna efectiva, la prevención primaria mediante acciones de modificación de los factores de riesgo, tales como  medidas de protección particulares para la población (uso de toldillos y repelentes), así como la eliminación de los zancudos reduciendo las áreas de reproducción, se convierte en la mejor herramienta a la hora de enfrentar esta enfermedad.

Pero por desgracia, y como suele suceder en este país, las medidas preventivas contra la enfermedad  fueron paños de agua tibia, que impidieron el avance de la enfermedad por todo el territorio. Hoy en día lamentamos profundamente las muertes que pudieron prevenirse con un adecuado manejo de la epidemia, llevando a cabo medidas reales de prevención e identificación de la misma, mediante  un acertado programa de vigilancia epidemiológica, educando a la población y vinculándolos en programas de control y prevención de la enfermedad.

Es posible luchar y controlar enfermedades como el Dengue y el Chikunguña, países como Singapur son ejemplo en el control de estas enfermedades; su éxito se basa en la adecuada prevención y vigilancia epidemiológica de la misma, hechos que permiten una temprana identificación de  casos, su geo referencia, y de esta manera poder desarrollar  medidas dirigidas a evitar su propagación.

Finalmente, debemos tener claro que para el Chikunguña existe más que el guarapo y el acetaminofén, se llama la prevención primaria. Estos hechos se convierten en un llamado a los entes de salud, y a la comunidad, responsables todos del control de esta dolorosa enfermedad, que ojalá y no llegue a generar más muertes que lamentar.

Por: Rodrigo Lara Sánchez – @Rodrigo_LaraS

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Ir al contenido