Campaña del miedo y la mentira

262 views
3 mins read

Estamos a menos de un mes de realizarse las elecciones en las que el pueblo colombiano manifestará en las urnas, a cuál de los candidatos prefiere para qué rija los destinos de nuestro país durante el próximo cuatrienio. La mentira, el miedo y la angustia invaden el escenario político.

La extrema derecha vaticinó que las Farc se tomarían la política a través de gigantescas inversiones de dinero en su campaña electoral. No fue cierto. Era una falacia. Que “el castrochavismo”, que de elegir a Petro Colombia se convertiría en otra Venezuela. Un fantasma que fue derrotado por el propio Petro que ha logrado demostrar que realmente los que tienen ese gran parecido son los gobiernos de: Pastrana, Uribe y Santos, pues como el chavismo utilizaron la rentabilidad del petróleo para hacer asistencialismo o populismo, que al colapsar su precio en el mercado internacional, el gobierno de Venezuela como el de Colombia, se quedaron sin esos recursos, que pesaban mucho en su proyecto populista.

El pueblo siente miedo. El país está polarizado. En el año 1948 asesinaron a Gaitán, a Rojas  Pinilla le robaron las elecciones en el año 1970. Finalizando la década de los 80 asesinaron 4 candidatos presidenciales. ¿Ahora que querrán hacer con Petro?

La campaña del miedo a través de la mentira para desprestigiar a Petro, ha pasado a ser un miedo sobre lo real, pero en otros sectores políticos. Por un lado está la unidad nacional del Presidente Santos que siente miedo de un eventual triunfo del uribismo, pues la retaliación desde un poder totalitario sería feroz contra los que supuestamente “traicionaron” a Uribe durante 8 años al lado de Santos, apoyando la paz y la restitución de tierras. Piedra angular de la discordia.

En el otro lado en las toldas del uribismo la angustia se apodera de su élite, pues de perder la elección presidencial con Duque, el ex presidente y otros podrían quedar expuestos a la corte penal internacional, o a la propia justicia colombiana.

El miedo también transita por los pasillos de las altas Cortes y las diferentes ramas del poder judicial. Estudiantes, trabajadores, periodistas, maestros, campesinos, dirigentes sociales, indígenas y afro descendientes, sienten miedo de un eventual regreso al pasado.

Lo cierto es que al proceso de paz y a diversos sectores sociales, y al grupo de Santos, les es más conveniente un gobierno de Petro, qué un gobierno del uribismo.

Por: Miguel Rodríguez Hortúa – miguel.rh12@hotmail.com
Twitter: @miguel_rh12

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Ir al contenido