Alumbrado público de Gorky Muñoz: Semilla de un nuevo desastre

Alumbrado público de Gorky Muñoz: Semilla de un nuevo desastre

Para despedir el año es necesario hacer una reflexión sobre la monumental torpeza que constituye la autorización dada al Alcalde de Neiva de constituir una Sociedad de Economía Mixta (S.E.M.) que administre el alumbrado público de la ciudad de Neiva.

Gorky Muñoz tenía literalmente en su bolsillo a la mayoría del Concejo para que se aprobara su modelo de privatización del alumbrado público y sus bucólicos le garantizaron la aprobación del engendro, acogiendo el término de quince años de vigencia de la S.E.M., que puede resultar ser el más perjudicial para los neivanos, porque obligará a incrementar el impuesto de alumbrado público en Neiva.

Las cuentas, perjudiciales sobre todo para los neivanos de escasos recursos, son así:

La firma Aritmética mediante contrato de consultoría 970-2020 para el desarrollo del estudio técnico de alumbrado público, enfocó su informe en avalar la intención del alcalde Gorky Muñoz de viabilizar el servicio público por un periodo de 30 años, plazo en el cual, se realizarían dos modernizaciones, esta última condición, semilla del fracaso del alcalde y sus aliados como se procede a explicar y que genera las más grandes sospechas sobre el negociado ideado por el Alcalde de Neiva

Los estudios de alumbrado tienen dos componentes esenciales por mandato del Decreto 943 del 30 de mayo de 2018;  uno financiero y uno técnico.

El componente técnico está completamente regulado por normas reglamentarias, y por tanto, forzosas para este tipo de servicios. Esas normas para alumbrado público se conocen como RETILAB.  Y siendo normas técnicas, para evidenciar los errores de la consultoría basta comparar la norma técnica con el informe que presentó la administración municipal al Concejo de la ciudad.

El primer aspecto cuestionable se refiere al ahorro de energía. Al instalar luminarias LED, en ciudades de todo el mundo, siendo el referente en Latinoamérica México, el ahorro de energía cuantificado es superior al 50%, y se han documentado casos en un estudio de la Universidad de Zaragoza (España), que define que dependiendo del tipo de luminaria, puede llegar a ahorrarse más del 60% de energía eléctrica.

El informe de consultoría de la firma Aritmética concluye sin ningún sustento técnico que el ahorro de energía en Neiva, con luminarias de alta tecnología sería tan solo “por encima del 40%”. Algo contraevidente con la norma técnica colombiana y la experiencia en otros países, pues por el tipo de luminarias que se deben instalar se puede tener un ahorro de energía superior al 50%.

Ese 10% que no menciona el estudio bien puede representar más $5.500 millones de pesos en los quince años de vigencia que tendrá la S.E.M., y constituye un error inexcusable que afecta el modelo financiero del estudio de la consultoría.

Pero se cometen otros errores mal intencionados, siendo el más grave de todos esta conclusión del informe consignada en la página 327 en el capítulo “Indicadores Financieros de Evaluación”: “Nótese que en los tres primeros escenarios se plantean dentro del proyecto dos inversiones, asumiendo que los activos a instalar, es decir, las luminarias, tienen una vida útil de 15 años; se estima que transcurrido este tiempo, en el año 16 se lleve a cabo una reinversión”.

Esa conclusión es falsa y la consigna el consultor con el ánimo de engañar en forma grosera a los neivanos. Con fundamento en las normas técnicas RETILAB las luminarias que deben instalarse en la modernización del sistema de alumbrado público de Neiva deben garantizar una vida útil mayor a 100.000 horas (L70) (así lo menciona el informe de Aritmética); por lo tanto, si una luminaria se usa por 12 horas (las lámparas no están encendidas en el día), por 365 días, se tiene que al año una luminaria consume un máximo de 4.392 horas de su vida útil.  Por lo tanto, una luminaria con una vida útil de 100,000 horas garantizaría su funcionalidad por un periodo mínimo de 22,8 años.

Así que las cuentas son simples.  Pensemos que se instalaran las luminarias en 2021. Sí tenemos en cuenta que la norma técnica RETILAB, obligatoria en Colombia, esas luminarias deben tener una vida útil de 100.000 horas, por lo tanto las lámparas deben funcionar mínimo hasta el año 2043.

El problema que tenían Gorki Muñoz y sus concejales amigos era que la segunda modernización que querían aprobar en el concejo implicaba cambiar las luminarias en el año 2036, a los quince años, cuando todavía las lámparas eran útiles y funcionales pues en ese año las lámparas habrán consumido aproximadamente 66.000 horas de su vida útil.

Ordenar ese cambio de luminarias útiles y funcionales, no es otra cosa que un detrimento patrimonial.

Que no nos vengan a decir los concejales amigos de Gorky aprobaron el proyecto de la sociedad de economía mixta a 15 años pensando en Neiva y sus habitantes.  Lo hicieron por físico miedo, ante la notificación de la Contraloría General de la República, de auditar el proceso y de hacer una revisión del proyecto y del estudio a cargo del Contralor Delegado Luis Carlos Pineda Téllez, lo que fue notificado al alcalde y sus concejales amigos antes de la plenaria que aprobó la creación de la S.E.M.

Y como el veneno siempre está en los detalles, el problema no termina allí.

Resulta que el particular que gane el derecho de ser socio de la S.E.M., sabe que la tecnología que va a instalar, será útil por un periodo muy superior a aquel proyectado para la Sociedad de Economía Mixta.

Esa persona sabe que las lámparas que él instale, beneficiarán a la ciudad de Neiva por un término de mínimo 22 años. Pero él ganará utilidades por su operación solo por quince años época en que se debe disolver la Sociedad de Economía Mixta.

De modo que la SEM de Gorky Muñoz es un engendro que técnicamente tiene una semilla de incertidumbre y amargura para los neivanos, porque en cualquier momento el socio particular exigirá las utilidades y beneficio de la operación por el término de vida útil de las luminarias que instalará.

Es decir, no por los quince años que dure al SEM, sino por los 22 años de vida útil de las luminarias, reclamación que va a tener todo el sustento jurídico, pues el plazo de la SEM, no puede limitar o coartar el legítimo derecho de un inversionista privado a esperar utilidades de una inversión que él hace en favor de la ciudad.

Si tenemos en cuenta este último detalle, y la muy segura reclamación del socio particular, el modelo financiero que presenta la firma analítica, tiene un problema sustancial, que no permite un verdadero balance financiero, y que tiene por efecto, que todo el dinero que Neiva se ahorre en consumo de energía, se pueda perder compensando la operación y las utilidades al socio particular.

Para vender la idea que el alumbrado tenía que entregarse a 30 años el informe del consultor señala: “El escenario de 30 años se enmarca como la mejor opción; seguido del esquema a 15 años. Los modelos financieros calculados a 20 y 25 años no se presentan como viables”.

Pero después, al analizar los riesgos del negocio, que además se estiman como muy probables, siendo el principal factor de riesgo la reducción en el recaudo del impuesto de alumbrado público en Neiva (escenario más que posible en la coyuntura de salud pública que vivimos), en la página 329 señala el consultor (el subrayado para resaltar que no está en el texto original):

En el contexto anterior, la situación desde el punto de vista financiero no observaría viabilidad, para los escenarios modelados a 15, 20 y 25 años dado que los ingresos del sistema no serían suficientes para dejar un solvente flujo libre de caja, luego de cubrir las erogaciones planteadas, y en consecuencia, no se amortizaría la inversión en el horizonte los años del proyecto

Que se reconozca en el estudio que es muy probable que a quince años no existiría un flujo de caja suficiente, significa que para dar vida a este tinglado del alcalde Gorky Muñoz, se tiene que incrementar el impuesto de alumbrado público, pues siendo la S.E.M. una empresa particular, por supuesto diferente del Municipio de Neiva, a esa empresa no se pueden inyectar recursos de capital público, pues la Ley lo prohíbe.

Ese fue el regalo de navidad para la ciudad de tal vez el peor Gobierno Municipal que haya sufrido Neiva en los últimos 50 años.

No se pueden dejar de mencionar coherentes posiciones expresadas en el debate en plenaria por la concejala Leyla Rincón, y los concejales Germán Casagua y Juan Diego Amaya, pero poco se podía hacer en contra de una mayoría de concejales amañados y amangualados con el Alcalde.

Va siendo hora, que la dirigencia del Huila, y los candidatos que perdieron frente a Gorky tengan el valor cívico de plantear la revocatoria del mandato de este personaje.

Lo demostrado en un año de gobierno, la falta de transparencia en el manejo de lo público en este 2020 en especial en los recursos de la pandemia, la irresponsable reestructuración que aumento desproporcionalmente los gastos de funcionamiento del Municipio, y sobre todo, el perjuicio causado a la cuidad con este proyecto, demuestran lo que siempre se supo: Gorky Muñoz no merece ser alcalde de los neivanos.

¡Un feliz fin de año, y un venturoso 2021 para todos ustedes!

Por: Juan Pablo Murcia Delgado – murciajuanpablo@gmail.com
Twitter: @jpmurciadelgado



Ir al contenido