Alcaldes al tablero

681 views
3 mins read

En medio de grandes expectativas hace un año por esta época, alcaldes y gobernadores barajaban nombres, de hombres como de mujeres, que harían parte de su gabinete, en medio del  acecho de una gran cantidad de lagartos e intermediarios de todos los pelambres que querían como fuera quedar en la nómina principal, mientras otros buscaban cupo por todas partes, lo importante era quedar adentro.

Las expectativas como la incertidumbre eran grandes, y las especulaciones a través de los medios de información y los ya acostumbrados comentarios de corrillo, eran el plato diario, hasta que llego el día “D”, cuando los mandatarios electos en su posesión hicieran público los nombres de cada uno de los funcionarios que ocuparían cada una de las carteras de gobierno.

Caras felices y muchas caras largas se observaban por todas partes, y comentarios en favor y en contra  de cada uno de los funcionarios recién nombrados se escuchaban en voz alta. Aun hacía falta la nómina de mandos medios y de bajo nivel, que generaron una politiquería en las diferentes esferas del poder, llenando de hojas de vida a políticos, amigos, y familiares del mandatario recién posesionado.

Es lo normal en un país donde el 70% de nuestra gente es pobre, donde la oportunidad de emplearse es casi un imposible, por buena que sea su hoja de vida. Sí no se es un “saca micas” del mandatario de turno, o si no se va de la mano del cacique político en la mayoría de las veces, ni para que soñar con empleo oficial, así sea transitorio.

El primer año es el más difícil para un mandatario local, pues hereda todos los “platos rotos” de su antecesor, empezando por deudas por pagar, obras inconclusas, nominas inmovibles, más las obras inútiles e inservibles en la mira de los órganos de control administrativo, fiscal y penal.

Gobernador y alcaldes del Huila, han trabajado sin descanso, resolviendo problemas heredados, haciendo grandes gestiones para la obtención de recursos nacionales e internacionales, pero no les ha sido fácil en razón a que hoy el estado colombiano atraviesa por una gran crisis económica, que el gobierno nacional pretende subsanar a través de la reforma tributaria, que de ser aprobada por el congreso, afectaría a los más pobres.

Para el alcalde Rodrigo Lara, sus metas son claras: Transparencia administrativa, austeridad, gestión y gobierno en equipo con la comunidad.

Por: Miguel Rodríguez Hortúa – miguel.rh12@hotmail.com

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Ir al contenido