Al caído caerle

2180 views
10 mins read

¿Quién responde por los problemas que vivimos? Primero salieron a decir, que la culpa de la inseguridad, la tienen los ciudadanos que dan ‘papaya’. Ahora, la culpa de las altas tarifas del servicio de energía, y las excesivas alzas, son responsabilidad de los usuarios, que no están desconectando cuanto electrodoméstico hay en la casa para que no consuma. Ahora sólo falta que alguien diga que la culpa de los huecos en las calles, es de los que transitan por ellas, es decir, de todo mundo, y completamos el chiste.

¿De verdad nos creen tan pendejos? Cómo es posible que ante tanto llamado a dar explicaciones, por parte de la ciudadanía, ahora aparezca el gerente de Electrohuila, Zamir Alonso Bermeo, como si nada, a decirle a los medios, que la culpa está en el consumo, es decir, en los usuarios, y no en las tarifas.

Lleva 15 meses en el cargo y han sido muy pocas las veces que aparece en los medios, y en esta, que era la más importante de todas, apareció para echarle la culpa a los miles de neivanos que salieron a marchar, y a los otros miles que no salieron, pero que están indignados por los incrementos excesivos.

Su argumentación se basa en la tarifa, reglamentada por la CREG, que establece que los ciudadanos, dependiendo de la altura en la que esté ubicada la ciudad, tienen derecho a un subsidio, que cobija un consumo de subsistencia básico de 173 kwh/mes, para el caso de ciudades por debajo de los 1.000 metros sobre el nivel del mar (msnm).

En ese sentido, si usted es de estrato 1, tiene derecho a un 60% de subsidio sobre la tarifa plena del valor del /kwh que se cobra. Si es de estrato 2, tiene derecho a un 50% de subsidio, y si es del 3, del 15%. Cuando el consumo excede los 173 kwh/mes, se cobra la tarifa plena.

Es decir, en otras palabras, que entre más consuma energía, más debe pagar. Eso en términos de lógica está claro. Lo que no está claro, es cuándo la empresa le explicó con antelación, a la llegada de una fuerte ola de calor, como la que hemos vivido con el fenómeno del Niño, en la que se sabía que podría disparar el consumo, que esto podría pasar. Porque ahora es fácil salir a responsabilizar de las tarifas a los usuarios, pero ¿dónde está la responsabilidad de la empresa, para hacer una debida pedagogía y que los ciudadanos supieran con anterioridad que esto podría pasar?

Era lógico que, ante mayor calor, los usuarios iban a consumir más energía, porque prenden más tiempo el ventilador, o ha comprado más electrodomésticos para la casa, o enciende más el aire acondicionado. De hecho, el ventilador y el aire acondicionado son de los electrodomésticos que más energía consumen: más o menos 108 kwh/mes consume un ventilador, si se prende 12 horas al día; mientras que el aire acondicionado consume en promedio 130 kwh/mes, si es prendido al menos 8 horas al día. Es decir, que la empresa podía preveer que esta situación de hoy se podía presentar.

Pero hacer pedagogía no es la única responsabilidad. El Gerente Zamir reconoció a los medios que las anteriores administraciones o gerencias de la entidad, no compraron en bolsa la suficiente energía, a una tarifa más baja, para el aumento en el consumo que se está presentando hoy, y al comprarlo al precio actual, genera un aumento en el valor tarifario, debido a mayor demanda, pero también a la disminución en los embalses que ha obligado a comprar energía en el mercado internacional al país.

Es decir, además de falta de divulgación de la información, hubo una mala planificación por parte de la empresa; un claro problema interno que se presentó, y que ahora deben asumirlo, en costos, los usuarios. Pues independientemente de qué Gerente compró o dejó de comprar, lo que importa ahora es la solución, y esta no debe ser trasladada al consumidor final.

Según el Ministerio de Minas y Energías, sólo en los últimos 5 años, la tarifa ha incrementado en más de un 15%. Sólo el último año, se calcula que estuvo por encima del 3.5% el aumento, lo que ha llevado a que el kilovatio Hora, haya incluso sobrepasado la barrera de los 1.000 pesos, cuando hace unos años estaba sobre 850 pesos. Esto desde luego que golpea el bolsillo de los usuarios.

Así que salir a decir que la culpa está en los usuarios, es una salida facilista y que en nada contribuye a una solución definitiva, porque la indignación que sienten los neivanos y huilenses hoy, no es sólo que su recibo le haya llegado $100.000 y hasta $200.000 pesos más caro, y en otros casos más.

La rabia que hoy sienten los que protestan, es que no tienen con qué pagar un monto elevado que sobrepasa su presupuesto mensual. Por eso la solución no está en decir que todo es legal y ajustado a la normatividad, sino en buscar salidas a este problema.

De ahí que valoro la iniciativa del senador del partido Alianza Verde, Gustavo Moreno Hurtado, quien propone cambiar, mediante proyecto de ley que recién radicó ante el Congreso, el piso térmico que establece el subsidio de subsistencia. Como está hoy, solo hay dos formas de clasificar los hogares en Colombia, los que está ubicados en ciudades por debajo de los 1.000 metros sobre el nivel del mar, y los que están por encima.

Y entonces, ciudades más calientes que otras como Neiva (442 msnm), Barrancabermeja (75 msnm), Honda (229 m), o muchas de la costa caribe, con temperaturas por estos días, por encima de 35° centígrados, pagan lo mismo que municipios como Rivera (700 msnm), Garzón (800 m), entre otros, que son más frescos. Así las cosas, el proyecto busca generar equidad en el subsidio de subsistencia, y que estas poblaciones más cálidas, con temperaturas altas, tengan un mayor número de /kwh subsidiado, que el resto, debido a que indiscutiblemente consumen más.

Ojalá los congresistas acojan esta propuesta y tengamos una solución pronta. Mientras tanto, esperamos el 26 de febrero, el debate en el Concejo de Neiva, con el Gerente de Electrohuila, donde esperamos respuestas, y no culpa para los usuarios.

Nota del autor

  1. La cereza del pastel de Electrohuila. Es muy buena cobrando y cortando el servicio si el usuario no cancela el valor de la factura, pero mala para pagar lo que debe. Según ESIP, hace 6 meses la empresa no le gira al municipio, los recursos que cada mes recauda por concepto de alumbrado público. ¿Y entonces dónde está esa plata?
  2. Punto positivo para los concejales de Neiva, que se unieron para defender a los neivanos. Ojalá esto se vuelva costumbre y lo hagan también cuando están en juego otros intereses.

Por: Felipe González

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Ir al contenido