2 de cada 10 niños son diagnosticados con trastorno por déficit de atención e hiperactividad

883 views
8 mins read
  • Según datos del Observatorio Nacional de Convivencia y Salud Mental, en Colombia, el 44% de la población menor de edad, presenta alguna condición relacionada con el neurodesarrollo.
  • Hiperactividad, impulsividad e inatención son las tres conductas más comunes de esta alteración en el desarrollo.

Una de las situaciones más comunes que se presenta a lo largo de los años, es ver a niños o niñas que en algunas ocasiones muestran conductas de hiperactividad o déficit de atención, especialmente en los entornos escolares.

En un gran porcentaje de las ocasiones, son caracterizadas y diagnosticadas como Trastorno por déficit de atención e hiperactividad o TDAH por sus siglas en inglés, el cual es definido como un trastorno del neurodesarrollo vinculado a factores genéticos que se evidencia en diversas formas de desarrollo emocional, cognitivo, conductual y social de niños y jóvenes hasta la edad adulta.

El trastorno por déficit de atención e Hiperactividad (TDHA) es una condición que se manifiesta en algunas personas afectando su capacidad de concentrarse, regular impulsos y controlar su nivel de actividad.

Sin embargo, esto no significa que las personas con TDHA no puedan aprender o desarrollarse, al contrario, esta condición puede verse como una forma de diversidad que enriquece la pluralidad de formas de pensar, sentir y actuar en el mundo.  Reconocer y valorar la diversidad humana implica ofrecer a las personas con TDHA las oportunidades y ajustes necesarios para que puedan expresar su potencial y participar plenamente en la sociedad

Las acciones más características de esta condición son la hiperactividad, que es presentar un nivel superior de actividad, dada su edad; la impulsividad, que se conoce como la dificultad de controlar su conducta, emociones y pensamientos; así como, la inatención, relacionada con la complejidad para concentrarse y prestar atención”, explicó Erika Ortiz Díaz, Pedagoga del programa Enlaces de Compensar.

Un criterio muy importante en su identificación es que estos comportamientos se presenten en diferentes áreas o entornos como el familiar y social, dado que si se presenta en uno solo de ellos se puede atribuir a otras causas.

“Esta identificación, debe realizarse desde profesionales expertos, teniendo en cuenta factores como estilos de aprendizaje, modelos educativos en el marco de los desafíos de la sociedad actual y factores familiares entre otros aspectos dado que pueden generar alertas o diagnósticos precipitados y/o erróneos”, afirma Diego Moreno, psicólogo del Programa Enlaces.

Justamente, y en línea con la intención de respetar y abrazar las diferencias y el valor de ser únicos haciendo frente a esta condición que se presenta en cientos de personas a nivel mundial, nos unimos el 13 de julio a la conmemoración del Día Internacional del Trastorno por Déficit de atención e hiperactividad, con el objetivo generar conciencia y sensibilizar sobre esta condición neurobiológica.

¿Qué estrategias manejar con a un niño con TDAH en las aulas de clase?

Algunos de las características y alertas de esta condición, se reconocen o identifican durante la etapa escolar y se pueden asociar al rendimiento académico e interacciones sociales, que se dan como consecuencia de la falta de concentración y la actividad moderada y constante durante las clases.

Por lo tanto, los estudiantes con TDHA requieren de estrategias que faciliten su aprendizaje y su participación, respetando su forma de pensar y de interactuar con el mundo, sin generar actividades que lo excluyan sino realizando ajustes a las dinámicas de aula y que sirven para todos los estudiantes.

Algunas estrategias que pueden ayudar son, establecer reglas claras, consistentes y positivas que orienten el comportamiento de los estudiantes y les permitan saber qué se espera de ellos; evitar las distracciones que puedan interferir con la atención, como ruidos, objetos o personas; reconocer los comportamientos esperados mediante elogios, que motiven a los estudiantes a seguir las normas y a esforzarse por sus metas; dividir las tareas, dando instrucciones claras y sencillas, y ofreciendo apoyo y supervisión; proporcionar descansos cuando lo requieran que les permitan relajar su mente, moverse y liberar, energía, hacer ajustes en la evaluación a partir de habilidades y potencialidades.

 “Las prácticas que internacionalmente dan mejores resultados, son dividir las tareas para que los estudiantes no tengan la posibilidad de perder la atención al pasar de una a otra labor; además, definir un espacio en el que no haya distracciones es primordial para que se logre llegar al objetivo planteado. Asimismo, se debe fijar un tiempo para cada tarea, de esa manera se potencializa la oportunidad de dar soluciones creativas”, agregó Laura.

En Colombia 2 de cada 10 niños son diagnosticados con TDHA [1], por ende, el 20 por ciento de la población colombiana ha estado cercana a esta realidad; con el pasar de los años y la inmersión de las tecnologías, las prácticas han cambiado y, aunque aportan a la educación de los menores, también se ha convertido en una de las mayores barreras para tratar a esta población.

“Aunque el celular, el computador y la tablet funcionan para la educación de los niños, hay que ser conscientes que estas son una herramienta para llegar al objetivo final. Para algunas personas con TDHA pueden ser una barrera ya que puede aumentar la posibilidad para perder el interés en las actividades académicas; por eso hay que mantener una buena proporción en la inmersión de estas tecnologías, no solo en las personas con TDHA sino en la población en general”, concluyó la Pedagoga del Programa Enlaces de Compensar.

Es importante tener en cuenta que frente al TDHA es necesario asesorarse de especialistas para tener un diagnóstico oportuno que permita realizar los ajustes necesarios para la plena participación.

El TDHA es una condición presente en la vida de muchas personas, es necesario reconocer la diversidad de formas de aprender, de expresarse y de relacionarse, valorando potencialidades, respetando diferencias y brindando las oportunidades y apoyos que como familia y comunidad podemos brindar para su desarrollo personal y social.

[1] http://rssvr2.sispro.gov.co/ObsSaludMental/

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Ir al contenido